Eficiencia Vs ingenio

Por Gabriel Romero Campos

Llegó España a la final de la forma más irónica para los alemanes: por arriba y en pelota detenida, terrenos en los que parecían infalibles. El gol lo anotó Puyol, el que menos sabe con el balón, pero el de más coraje. ¿Quién ganará el domingo? Holanda no ha perdido y tiene consistencia en todas sus líneas. Su juego no es tan vistoso, pero no suele desperdiciar oportunidades de gol. La final del domingo semeja al duelo del Inter de Milán y Barcelona en la Liga de Campeones, que ganó el primero. Holanda es Inter; España es Barcelona. Es la lucha de la eficiencia contra el ingenio. Holanda, si se quiere, tiene una ventaja histórica. Ha disputado dos finales y ha caído en las dos. Su fútbol ha experimentado el pánico escénico, propio de un compromiso de esta naturaleza. España es nueva en esta experiencia. Los dueños de las estadísticas dicen que jamás ha salido campeón un equipo que pierde el primer partido del Mundial, y España cayó en la apertura contra Suiza. Consideraciones y especulaciones hay muchas. Son tan equilibradas las fuerzas que me temo que los 90 minutos no sean suficientes y me temo que el pulpo Paul, al entregar su vaticinio, puede equivocarse.

  Share: