España: la seriedad por encima de las figuritas y la idolatría

Por: Aníbal Palomino

El Mundial Sudáfrica 2010 dejó como justo y grato campeón a España. Al mismo tiempo entregó una lección para todo el mundo. Una enseñanza que se basa en los principios de seriedad, solidaridad y transparencia. En donde los proyectos a largo plazo, el trabajo en equipo y el sentido de país están por encima de las figuritas, el marketing y la idolatría.

Y es que basta ver por qué España está donde está, primero con su consecución en 2008 de la Eurocopa y ahora, dos años después en el primer Mundial realizado en África, se convierte en el primer triunfador europeo que se corona por fuera de su continente.

Si revisamos el trabajo de Vicente Del Bosque, quien maneja el vestuario como ningún otro técnico, vemos claramente que puso a jugar a todos los elementos que convocó, excepto a Raúl Albiol por lesión y a los porteros Víctor Valdés y Pepe Reina.

A su vez la base del equipo titular y ahora campeón está conformada por elementos provenientes de la Massía, cantera y centro de formación del Barcelona, club que en la temporada 2008-2009 ganó absolutamente todos los títulos que disputó y que en la final de la Copa del Mundo aportó para la ‘Furia Roja’ a jugadores de la talla de: Carles Puyol, Gerard Piqué, Sergio Busquets, Pedro Rodríguez Ledesma, Andrés Iniesta, Xavi Hernández y Cesc Fábregas, que a pesar de no jugar en el Barca, también tuvo en la Massía a su mentora.

Estos ocho personajes sumados a la personalidad y seguridad del capitán Íker Casillas, la fuerza de Xavi Alonso, la disciplina táctica de Joan Capdevilla, la insistencia y los goles de David Villa, la lucha de Fernando Torres y las ganas de Jesús Navas, acaban de marcar un hito en el fútbol del planeta al conseguir el primer título mundial para los españoles.

En este orden de ideas, no hace falta escudriñar mucho, para darse cuenta de dónde proviene gran parte del éxito español: el primer elemento se fundamenta en el trabajo que desde hace tanto tiempo se inició en el Barca, justamente atrayendo a sus entrañas la calidad del buen fútbol, paradójicamente proveniente de su rival en la final del Mundial; es decir, la escuela holandesa, con la gran insignia del fútbol total, Johan Cruyff, discípulo más avanzado de Rinus Michels, y que es considerado como el jugador y como el técnico, que partió en dos la historia del Barcelona.

El segundo gran elemento de todo este proceso, es la gestión que ha desarrollado el Ministerio del Deporte en España, ente que apoya para el desarrollo de las diferentes disciplinas deportivas en ese país, por eso es común ver que los ibéricos se destacan en muchas disciplinas y muestra de ello son los casos de Fernando Alonso, Rafael Nadal o Paul Gasol entre otros. A estos grandes deportistas se pueden sumar anteriormente el logro de la selección olímpica de fútbol, que en Barcelona 1992, obtuvo la Medalla de Oro, la medalla de plata en Sídney 2000; a su vez la selección Sub-20 ganó el Campeonato Mundial en 1999.

El tercer elemento es tener un objetivo claro y converger en torno al mismo, por eso en la ‘Roja’ sus jugadores se han hermanado a pesar de las diferencias regionales o políticas que puedan existir en la península ibérica, y elementos del Barcelona y el Real Madrid, tan rivales y distintos en la LFP, por representar a Madrid o Cataluña, en la selección se funden en abrazos de unidad, por eso no es raro ver a Charles Puyol e Íker Casillas como símbolos del equipo español. Y ahora dejando por un momento de lado a esta gran selección española, hay que hacer un reconocimiento al seleccionado alemán, cuadro que con la dirección de Joachim Löw, y teniendo el promedio de edad más joven de Sudáfrica 2010, por poco llega a la final del primer mundial africano, de no ser porque en el camino se encontró al futuro campeón del mundo.

Estos muchachos alemanes le han dado una nueva y mejorada identidad al fútbol ‘teutón’, pues ahora esta ‘máquina’ de fútbol, no sólo basa su juego en el despliegue físico, en el juego aéreo y la disciplina táctica, sino que también tienen una gran técnica, talento y saben jugar con el balón a ras de piso. Irrumpen talentos como Mesut Özil, Thomas Muller, Sami Khedira y Manuel Neuer, entre otros, a los que sin duda hay que tener en cuenta, pues se convertirán en grandes jugadores.

Todo esto va de la mano de un proyecto que se inició hace varios años, y que formó y preparó a Löw como técnico, primero siendo asistente de Jurgen Klisman en Alemania 2006 ahora con un contrato que se extiende mínimo hasta la Eurocopa 2012; a su vez el seleccionado alemán que tiene como manager a Oliver Bierhof, llegó a Sudáfrica 2010 viendo el Mundial en tierras de Mandela, como un escalón previo, pues su objetivo principal es conseguir la Copa de 2014.

Estos dos proyectos (España y Alemania) con visión a largo plazo, que se caracterizan por tener objetivos comunes, que están enmarcados dentro de la seriedad, la ética y la transparencia, nos dejan claro por qué ‘caudillos’ que gozan de idolatría desbordada como Diego Maradona, regresan humillados a su país, pues a pesar de que Argentina tiene materia prima de la mejor calidad y de sobra, en esta oportunidad no tenía un técnico, y no lo tuvo, porque la AFA, carece de un proyecto deportivo serio y largo plazo, que ponga los intereses de la selección ‘albiceleste’ por encima de los intereses personales, de la idolatría sin crítica y de ineficiencia administrativa.

Al mismo tiempo, está demostrado, que las figuras impulsadas más por el marketing que por el fútbol como Cristiano Ronaldo, no son más que buenas herramientas, para vender toda clase de artículos o protagonizar comerciales o campañas publicitarias, pues su rendimiento en la cancha dista del juego en equipo y el sentido de pertenecía con un seleccionado.

Todo esto es el reflejo de lo que es este jugador como persona, pues paralelo a este Mundial, se supo que pagó a una mujer, varios millones de dólares, para ocultar la paternidad de un hijo producto de su relación con ella. Tal vez por eso esta Copa de la FIFA, realizada en Sudáfrica, dejó una lección como la que Nelson Mandela le ha dado al mundo; es decir, que la unidad, la ética, el trabajo en equipo, la solidaridad y la igualdad son la base del progreso, la alegría y los triunfos comunes.

[email protected]

  Share:

Author: [email protected]