¿La Corte Suprema de Justicia tumbará al Procurador?

El rumor empezó hace dos semanas. Primero en los corrillos judiciales y políticos. Luego se propagó en comidas y cocteles. El fin de semana llegó a los medios y a las redes sociales. La Corte Suprema de Justicia estaba a punto de tomar una decisión histórica. “Será todo un bombazo”, dicen que le anunció un Magistrado de la Corte a un periodista radial muy importante.

Algunas fuentes hablaban de que la Corte juzgaría al exministro de Interior y de Justicia, Sabas Pretelt por lo que se conoce como la “yidispolítica”. Esas versiones decían que era la venganza de la Corte contra el expresidente Alvaro Uribe. Pero nadie les paró muchas bolas porque esa es una decisión esperada y cantada por quienes siguen de cerca el proceso.

Las especulaciones siguieron hasta que el martes se empezó a despejar el panorama. La Procuraduría sorprendió con la filtración a medios de la decisión del Procurador General de castigar con destitución e inhabilidad por 12 años para desempeñar cargos públicos, al Embajador de Colombia en Italia, Sabas Pretelt a quien halló responsable de ofrecer y entregar prebendas a un parlamentario para garantizar la aprobación de la reelección.

La reacción fue inmediata. La pregunta inevitable: ¿Por qué, el Procurador decide ahora sancionar tan severamente a quien había absuelto hace poco mas de un año por las mismas faltas?

La respuesta la trae hoy a medias  http://www.lasillavacia.com El Procurador Ordóñez echa reversa en la Yidis-política y salva su pellejo” dice el titular de una crónica en la que recuerda la historia de la “yidispolítica”, los posteriores fallos del Procurador y suelta una tímida interpretación de que algo está pasando entre la Corte y el Procurador.

Felix de Bedout, quien desde La W ha seguido paso a paso los procesos en la Corte, aporta un par de cabos sueltos: esta semana, la Corte Suprema debe tomar dos decisiones: resolver recursos presentados por la defensa de Sabas Pretelt y decidir si acusa o no al Procurador por alguna modalidad de prevaricato

Así las cosas, no se necesita ser un genio para concluir:

  1. Que la Corte estaba (¿está?) lista para tumbar al Procurador porque una acusación del máximo tribunal de la justicia penal por un delito grave le quita toda legitimidad a su gestión y lo obliga a renunciar a su cargo.
  2. Que, enterado de lo que le venía pierna arriba, el Procurador cambia su postura frente al caso Sabas Pretelt en un intento por restarle argumentos a la Corte ante una eventual acusación en su contra.
  3. Que ese cambio de posición fortalecerá el juicio que la Corte Suprema emprenderá contra el exministro, pero no le garantizará al Procurador que la Corte se abstenga de acusarlo.
  4. Que va a ser muy difícil para el Jefe del Ministerio Público explicar porque absuelve un día y condena el otro y a la Corte Suprema abstenerse de proceder contra el Procurador ante una contradicción tan evidente.
  5. Quedó demostrado el enfrentamiento entre la Corte Suprema y la Procuraduría en lo relacionado con los procesos contra funcionarios del gobierno que terminó.

¿En qué parará este forcejeo? ¿La Corte Suprema de Justicia tumbará al Procurador?

  Share:

Author: [email protected]

1 comment

Este Procurador nunca se ha debido nombrar, pero como ya se nombró. Con la misma vergüenza con que lo nombraron deben de destituirlo. El Procurador sanciona y opina con su percepción de católico apostólico y romano y eso hace tiempo que pasó.

Comments are closed.