Un saludable cambio de actitud

Para bien o para mal, la actitud de Colombia hacia los Estados Unidos empezó a cambiar. Ha sido un cambio lento. Sutil. Casi imperceptible. Empezó hace uno o dos años y hasta ahora se empieza a notar.

Vine a caer en cuenta del cambio este domingo durante la entrevista que Clara Elvira Ospina le hizo en el Canal RCN a la nueva canciller, María Angela Holguín. Casi al final, Clara Elvira preguntó sobre la importancia que el nuevo Gobierno le dará a la aprobación del TLC con Estados Unidos a lo que la Ministra respondió, palabra más palabra menos, que Colombia hizo lo suyo y que, si Estados Unidos lo aprueba bien y si lo niega no pasa nada. ¡Fue una respuesta sorprendente! Tanto que la periodista insistió y obtuvo la misma respuesta.

Ahí fue cuando caí en la cuenta de que en los últimos meses han venido ocurriendo cosas sueltas que puestas en conexión y contexto muestran una saludable nueva actitud de Colombia frente a su “aliado” del Norte.

Hasta hace poco tiempo las grandes decisiones de Colombia siempre tenían en cuenta la posible reacción del gobierno gringo. Ahora no. Y aquí es donde se empiezan a juntar los cabos sueltos. Veamos algunos:

  1. La Corte Suprema de Justicia empezó a negar la extradición de ciudadanos colombianos a Estados Unidos y al gobierno colombiano parece no importarle. Por lo menos no muestra afán. La extradición de colombianos se había convertido en un arma poderosa del Estado frente a los narcotraficantes.
  2. La Corte Constitucional está a punto de tumbar el Acuerdo Bilateral que permite la presencia de militares gringos en batallones colombianos y todo el mundo está feliz. Hasta los presidentes Hugo Chavez y Rafael Correa.
  3. Recién elegido, el nuevo Presidente, Juan Manuel Santos se fue de gira por Europa y Suramérica. Fue un éxito total. En Europa fue recibido por los Gobernantes de Alemania, Francia, Gran Bretaña y España. Igual cosa sucedió en América. Ni siquiera pidió cita con el Presidente Barack Obama. Cuando Clara Elvira le preguntó sobre ese detalle  a la Canciller, esta se limitó a confirmar que no pidieron cita, que no hay afán. Que ya habrá tiempo. En otra época una respuesta así habría desatado una ola de preocupación general. No esta vez.

Estos son apenas unos botones que demuestran un saludable cambio de actitud de los colombianos frente a los Estados Unidos. Cambio que obedece en buena parte a la displicencia del Gobierno de Estados Unidos frente a la aprobación del TLC. “Nos cansamos de rogar” le dijo a Libreta de apuntes una alta fuente gubernamental.

Colombia se está cansando de ser ese aliado incondicional de Estados Unidos que hacía caso sin chistar. Ahora no sólo quiere ser escuchado, sino que, como en toda buena relación, sabe que tiene derecho a exigir. Ya era hora.

  Share:

4 comments

Dices: "Colombia se está cansando de ser ese aliado incondicional de Estados Unidos que hacia caso sin chistar. Ahora no sólo quiere ser escuchado, sino que, como en toda buena relación, sabe que tiene derecho a exigir".
Confío que así vaya siendo, porque el "aliado" es indolente, no busca sino su propia voracidad y su propio beneficio. Es lo que en el barrio llamaríamos un mal amigo, un ventajista.

Julio Suárez

Desde España vemos tal vez que Colombia es una sociedad que comienza a situarse de una manera diferente en el contexto internacional. Su economia es dinamica, al terrorismo lo ha situado como lo que es y las percepciones negativas sobre Venezuela se vuelven positivas sobre Colombia.
Luego EEUU como aliado es complejo.
un saludo amigo Galan.
juan re-crivello

Como comentario a su artículo, creo que tiene razón y que es bueno lo que está pasando. Creo que EU es un socio comercial muy importante, el ATPDEA siguen siendo fundamental para los exportadores colombianos, pero estoy de acuerdo en que nos merecemos más respecto y es claro que los ojos del gobierno estadunidense están puestos en el medio oriente, por lo que nuestros problemas son, en escala de importancia, estratégicamente menores.
Por eso necesitamos abrir mercados y buscar otros socios comerciales como Europa, Asia, Centro América o Mercosur.

Como dicen por ahí, la necesidad hace que las empresas y las personas busquen nuevas oportunidades y seguramente la dependencia no se va a quitar, pero si a mermar; como nos está pasando con Venezuela.

Cordial saludos,

Henry.

Comments are closed.