Areopagítica de John Milton, Hugo Chávez y la Teoría Liberal del Periodismo

Por: Carlos R. González Montero/Venezuela

Estamos estudiando, aprendiendo y aprehendiendo sobre la diversas teorías del periodismo que intentan explicar el fenómeno de la comunicación social. Hay plurales teorías.

El escritor brasileño Felipe Pena de Oliveira las maneja muy bien. El periodismo es un proceso cultural de la humanidad y tiene que manejar científicamente sus fenómenos claves como lo son las categorías de Emisor, Mensaje y Receptor. La fórmula que parece simple no lo es.

Areopagítica es un discurso de Mr. John Milton que data de 1644 ante el Parlamento Inglés sobre la libertad de impresión sin censura. Es un tratado polémico, que en este caso lo actualizo a Venezuela. Donde se practica la Teoría Pura Liberal del Periodismo.

Es una defensa filosófica de las mas influyentes y apasionadas del principio del derecho a la libertad de expresión, escrito para oponerse a cualquier injerencia por parte del Estado.

Esta teoría se une al concepto de Estado mínimo y gobierno al mínimo. En concreto, cualquiera bien formado y estudioso podría afirmar que esta teoría esta por encima del Estado y que yo prensa y periodista somos el  Estado.

Nosotros somos los propietario del discurso periodístico, de la escritura periodística, somos los dueños de la palabra hecha mercancía. La palabra tiene un precio y es nuestro monopolio.

Podemos decir lo que queramos, en la forma que queramos, que incluye el engaño y la mentira. Nuestra verdad es la mentira. No aceptamos control alguno, ninguna censura. Ustedes como Estado no tienen derecho a intervenir. La libertad es total y absoluta. Lo que los define como un Dios de la sociedad de la información.

También podemos ir más allá inventar noticias o crear la noticia con sus contextos y textos respectivos. Por ejemplo puedo crear y recrear que Raúl Reyes vive en Miraflores y lograr que se desaten los demonios. Bueno en Caracas se soltó,  desamarraron al demonio antes y después del 2002. No puedo olvidar algo, también somos dueños de las Escuelas de Comunicación Social.

Estamos enfrente de la libertad negativa o derecho negativo que se define por la ausencia de coacción externa al individuo que desee realizar un curso de acción determinada, es decir el individuo A que pretende realizar un curso de acción X es libre si, y sólo si no existe un Y que impida que A realice X.

En Venezuela alguna prensa, Globovisión y otra pluralidad de medios  se apropiaron de la Nación, hurtaron su patrimonio moral y los valores de libertad, soberanía, inmunidad, integridad territorial y autodeterminación nacional.

Me explico si soy dueño de un medio de comunicación y cometo un delito y no me acojo al respectivo proceso penal para demostrar mi inocencia, alego en mi defensa que como dueño me están violando mi libertad de impresión, mi libertad de expresión: es la auto sentencia de la democracia participativa.

Yo soy el Juez, yo  soy el delito, yo me declaro inocente. Yo soy al mismo tiempo Emisor, Mensaje y Receptor.

El Emisor en cuestión es Globovisión que después de 366 años aplica la Teoría Liberal del Periodismo  de John Milton escrita por él en el año de 1944.

Globovisión es omnipotente-otra teoría del periodismo- y la usa con destreza en contra del Poder Central, incluyendo al Presidente de la República: llegando, la teoría de la omnipotencia hasta el mismo Tribunal Supremo de Justicia. El poder ejecutivo olvido la cuarta máxima de Paulo Freire: Enseñar exige la corporización de las palabras por el ejemplo.

Globovisión encerró al Poder Ejecutivo en un dilema.

¿Qué Hacer?

  Share:

Author: [email protected]