Semi o dictadura total

Por Rubén Darío Mejía Sánchez

Sin lugar a dudas lo que está sucediendo en Venezuela es más grave de lo que se pensaba, y el que se declara mejor amigo del presidente Juan Manuel Santos es el dictador por excelencia en estos momentos en Latinoamérica y hablamos precisamente de Hugo Chávez, quién ha impuesto una serie de medidas restrictivas en contra de su pueblo, mientras que sus más cercanos amigos, como son los Castro tratan de buscar una apertura cuanto antes.

Lo sucedido después de las elecciones del mes de septiembre en Venezuela abrió un gran espacio para que la oposición lograra un tercio de representación la que será efectiva a partir del 5 de enero del 2011 en la nueva Asamblea Nacional, por lo que el actual Congreso de la nación bolivariana inició una frenética carrera para aprobar una serie de leyes y de esa manera distribuir el poder, en donde el Gobierno central es rey soberano y donde comenzó a apretar las riendas a la libre opinión de los ciudadanos y diputados, reforzando la creación del “Poder Popular” y el que impone un nuevo modelo de educación universitario, el que ya ha causado grandes malestares por lo que esto significa.

Se está imponiendo un sistema absolutista, según opinión de los Presidentes de las Academias venezolanas y es así como los puntos clave de las nuevas leyes impulsadas por el ejecutivo y legislativo chavista dejan al descubierto ocho puntos bastante controversiales, lo que quiere decir que se hace o se hace lo que diga Chávez.

Desde enero hasta agosto del presente año la Asamblea Nacional aprobó 33 leyes mientras que en el solo mes de diciembre logró que se hicieran Ley de la República 20 proyectos, lo que quiere decir que cada día se aprobaron dos reformas a pesar de las quejas presentadas por la oposición. La llamada Ley Habilitante es la reina de lo solicitado por el cuasi-dictador Hugo Chávez, la que había solicitado para poner en práctica por un año y se la dieron por 18 meses dándole poderes especiales que tendrá hasta junio del 2012 dándole carta blanca para hacer leyes en 9 campos de la vida nacional, para lo que engañó a la población al decirle que esto era necesario por la emergencia invernal.

La mayoría en el Congreso hizo posible la aprobación del paquete legislativo en menos de un mes pues en este momento los seguidores de Chávez son más del 90 por ciento, por lo que la oposición quedó relegada a un segundo plano.

Otro de los puntos que ha dado bastante duro es el que tiene que ver con las regulaciones para la radio y la televisión y que en este momento incluyó a la internet, para ser vigilado por el poder central que será el encargado de regular los contenidos nocivos para niños y adolescentes, solo como una excusa porque lo que se quiere es evitar que se diga la verdad de lo que está sucediendo y que el Gobierno Bolivariano de Hugo Chávez considera como de odio o desestabilizadores.

No contentos con la Ley Habilitante, fue reformado el reglamento interior y de debates lo que redujo aún más que la nueva Asamblea Nacional que se posesiona a principios del próximo año no tuviera capacidad de debate.

Todo esto sucede durante las fiestas decembrinas, dejando en claro que se ha tratado de un oportunismo porque es cuando más fácil todo por la desmovilización política y porque el ciudadano de a pie está dedicado a solucionar los problemas que le ha ocasionado el fuerte invierno.

Con los super poderes que se le han dado a Chávez le queda prácticamente libre el camino para profundizar el tan anhelado modelo socialista y la asignación de recursos poco antes de las elecciones presidenciales.

Viendo lo anterior, vemos que se está presentando una dictadura disfrazada, en un país sin libertad de expresión y a puertas de una gran crisis económica, por el mal manejo de los recursos y el absolutismo de mi General.

[email protected]

  Share: