A medir fuerzas políticas

Por : Rubén Darío Mejía Sánchez/Reporteros Asociados Del Mundo

Por lo que podemos estar viendo desde el comienzo del año, éste será sin lugar a dudas el momento propicio para que se midan las fuerzas políticas en el país y como decía mi abuelo, cosa que va a entender muy bien el ex presidente Álvaro Uribe Vélez, “muchachos extiendan la ruana y tiren los dados”, lo que quiere decir, la mesa está lista y la partida está que comienza.

Se habla mucho de cuál será la posición del presidente Juan Manuel Santos en esto de las elecciones para alcaldes, concejales, ediles, diputados y gobernadores, aunque por lo que se sabe, lo que debe de hacer el primer mandatario es hacerse a un lado y dar garantías a los partidos y grupos que entran en contienda por estas posiciones.

Álvaro Uribe Vélez comienza su participación en política de una manera muy peculiar y es moderando y presentando foros, en los que sin lugar a dudas defenderá la gestión de su gobierno y dirá que los que se deben de elegir para las dignidades antes mencionadas deben de ser sus seguidores, hombres de su confianza y de esta manera mantener el poder, del que aún no ha hecho duelo y que sigue hambriento por lo que ha demostrado.

Lo anterior no quiere decir que Álvaro Uribe no pueda ser un buen alcalde para la ciudad de Bogotá, pues sería una gran oportunidad de sacar a la Capital de la República del desastre en que la tiene el alcalde Samuel Moreno, quién trata como los estudiantes malos de hacer todo lo que no hizo en tres años, hacerlo en lo que le falta de administración. En la camada de los seguidores de Álvaro Uribe también hay gente buena, pero hay que esperar cual será la reacción del ciudadano de a pie, cuando recuerde nuevamente a un Uribito con el caso de agroingreso seguro, las peleas del propio ex mandatario con la Corte Suprema de Justicia y la joya de la Corona sin lugar a dudas, las famosas chuzadas.

La unidad nacional no se sabe hasta cuándo irá a durar, porque eso del poder es tan delicado que muchas veces hay que recordar, que cuando hay poder y dinero de por medio no hay amor ni amistad que dure, esperamos estar equivocados en este concepto y que las cosas sean claras y que los nuevos mandatarios locales y regionales que se elijan en el mes de octubre de este año sean los mejores para el bien de la comunidad.

En muchas regiones del país es necesario que ese cambio llegue pronto, porque si se ha trabajado en unas pocas, ha sido más en las que ha habido descuidos y ese asunto de la burocracia ha acabado con más de un departamento como lo que sucedió y está sucediendo con el departamento del Huila, en donde según informe periodístico de Mauricio Gómez en CMI, los opitas se volvieron más que pobres en las últimas administraciones, lo que da pesar por ser una gente buena y trabajadora, que siempre ha estado en los primeros lugares a nivel nacional y que en este momento a causa de los ataques de las FARC y de los ladrones de cuello blanco se encuentra al borde de la miseria.

Lo sucedido ahora con la ola invernal, se puede calificar como un descuido de los mandatarios locales, quienes no le pusieron cuidado a las medidas de prevención para evitar los desastres cuando se habló de la llegada de una temporada pasada por agua, porque este tema no dejaba dinero y mucho menos popularidad que es lo que muchos buscan, sin importarles que estaban equivocados.

Estamos seguros que el Gobierno de Juan Manuel Santos dará las garantías a todos los aspirantes y que podremos contar con unas elecciones regionales en paz y que los partidos sabrán presentar candidatos idóneos y que no se continúe con la presencia de paramilitares, guerrilleros y ladrones de cuello blanco aspirando a los primeros cargos.

Las cosas con Santos han cambiado y esperamos que en este campo suceda lo mismo, porque hay confianza que con el primer mandatario llegará definitivamente la paz a Colombia, y para que esta llegue se debe de contar con una pelea frontal contra la corrupción, la compra de votos y todos esos vicios que carcomen a la política colombiana. Se debe dar oportunidad a las nuevas generaciones, pero nuevas generaciones sin vicios y con deseos de servir al país.

[email protected]

  Share: