¿Desaparecido?


Por:
Carlos A. Piedrahita

Decidí titular este artículo para los medios de comunicación de esta forma porque,  cerca de 60 días de desaparecido el Señor PEDRO PIEDRAHITA ECHEVERRY,  no hay noticia alguna de él y ninguna autoridad lo está buscando.

Es increíble que los entes del Estado que uno entiende que son responsables de buscar a la gente desaparecida,  rápidamente concluyen que “NO HAY SECUESTRO” porque no hubo violencia en la forma como salió de su casa de habitación ubicada en la Vereda de Dichó,  Municipio de Nobsa,  Departamento de Boyacá,  ni, hasta la fecha,  ha habido exigencia económica alguna.

Por el camino,  rápidamente entiende uno que,  a las autoridades no les interesa reconocer un caso como un secuestro porque “DAÑA LAS ESTADÍSTICAS”,  pues Boyacá es un Departamento que no tiene secuestros actualmente.  Adicionalmente,  “GENERA DESCONFIANZA”,  pues las Multinacionales,  los Industriales,  los Comerciantes y la gente pudiente empieza a sentir que no es bueno invertir en Boyacá porque está inseguro.  Por esa razón,  la figura más cómoda jurídicamente es decir:  “ESTÁ DESAPARECIDO”.

La realidad es que nadie entiende cómo es posible que,  desde el 30 de noviembre de 2.010 desaparezca una persona y no haya rastro,  noticia o conclusión alguna.  Que no haya ninguna autoridad encargada de buscarlo y,  lo más triste,  “QUE HAYAN SACADO SUS CONCLUSIONES SIN ACABAR DE REUNIR LOS DATOS”.

Cómo es posible que las autoridades concluyan que está en el Río Chicamocha?  Ahogado sin cadáver no hay!  Se ha buscado,  tanto por las autoridades como por la Defensa Civil por iniciativa de la familia,  con el fin de confirmar o desvirtuar esta teoría.  Ya se ha cubierto el Río desde Punta Larga hasta Capitanejo y se ha alertado a todo el Departamento de Santander.  Aún así,  las autoridades concluyen que el 90% de la probabilidad es que esté en el Río Chicamocha y que por eso no ha habido llamadas y el 10% de probabilidad es que se encuentre desaparecido.

Para la familia,  la situación es muy sencilla:

  1. Don Pedro Piedrahita es un hombre diabético,  que sufre de frío y está casi ciego,  por lo que no tiene lógica que salga a caminar a la madrugada,  por una vía completamente oscura y sin una razón de fondo.
  2. Es una persona enseñada a enfrentar y a resolver los problemas y de unos principio morales muy claros,  de formación católica Jesuita.
  3. Los cambios de rutina de viaje,  de vehículo y los asuntos que procuró dejar arreglados,  hacen pensar seriamente en que él sabía que estaba corriendo riesgo o estaba siendo intimidado y aunque no compartió esto con su familia ni con las autoridades,  lo tenía muy preocupado.
  4. No hay evidencias de que exista su cadáver ni en el Río ni en cualquier otro lugar hasta la fecha y mientras no haya cadáver,  para la familia,  “EL ESTÁ VIVO”.
  5. Si bien es cierto que estuvo muy enfermo en la última semana con altos niveles de azúcar y de tensión,  los exámenes de laboratorio indican que no había razones fisiológicas para este problema de salud,  por lo que podría ser más bien,  un problema de presión psicológica por un posible chantaje.
  6. No fue algo planeado por él,  pues quién viaja a certificar  la supervivencia  si se piensa desaparecer al día siguiente?

Estas razones hacen pensar en que se trata de un secuestro,  que lo tiene alguna persona de mucha confianza de él,  razón por la cual,  posiblemente se dejó engañar o dominar y guardó silencio.  Que el beneficio económico que busca la persona o personas gestoras de este secuestro lo deben estar buscando con él directamente y no con la familia,  razón por la cual no necesitan comunicarse.  Esto permite concluir que él está vivo,  que le suministran su medicación para poder mantenerlo en condiciones de tomar decisiones y negociar pero que no puede estar bien de salud por la misma presión psicológica y física a la que puede estar sometido.

La pregunta es:  Quién está buscando las evidencias para sustentar cualquiera de las hipótesis?  Cuándo las va a terminar de recoger?  En qué momento se hará el análisis?  Cuál es el plan de acción?

Es obvio que si ya las autoridades sacaron su conclusión,  no van a hacer nada más y se quedó desaparecido.  No queda más que las oraciones para que Dios se apiade de sus captores y les ayude a encontrar la salida más sencilla y humana para dejarlo en libertad,  respetarle su vida y devolverlo al seno de su hogar y encomendar a Don Pedro Piedrahita Echeverry a la preciosísima sangre de Cristo para que lo cubra,  lo proteja,  le permita salir con bien de esta situación y para que pueda aclarar lo que le ocurrió y así deje sin piso a tanta habladuría que no aporta a la solución pero si genera mucha incomodidad y dolor  para su familia.

  Share: