Sobre cajeros automáticos y papas fritas

De por qué detestamos a los banqueros y adoramos a los paperosMaría Mercedes Cuéllar, Presidenta de Asobancaria que es como el sindicato de los banqueros salió a revirar en Caracol Radio porque el Ministro de Hacienda se atrevió a criticar las tarifas abusivas que los bancos cobran a sus clientes por el uso de cajeros automáticos, tarjetas débito y crédito.

Dice la doctora Cuellar que no entiende porque la gente se queja, ni porque el Gobierno vigila más al sistema financiero que a otros negocios. Cita como ejemplo a los productores de papa. Ella se pregunta por qué el Gobierno interfiere y vigila las tarifas de los servicios bancarios y no hace lo mismo con el precio de la papa.

Aunque la experta es ella, voy a intentar explicarle a la Presidenta de Asobancaria en donde puede estar la diferencia.

En primer lugar, creo que el Gobierno se preocupa y está más atento a lo que hacen los bancos porque ellos trabajan con nuestra plata, la de ahorradores y cuenta habientes, y no con la suya. Los paperos trabajan con la de ellos.

En segundo lugar, porque cuando un papero se quiebra pierde su plata. Aún no se ha sabido de gobiernos que hayan tenido que imponerle un impuesto especial a los consumidores de papas a la francesa para sacar de la quiebra a los cultivadores del tubérculo.

Cuando un banquero se quiebra en cambio, las pérdidas las debemos asumir todos los ciudadanos así no hayamos tenido nada que ver en la quiebra. Inclusive quienes ni siquiera tienen una pinche cuenta de ahorros. Hasta nos ponen impuestos. Recordemos como, por qué y para que empezó el 4 por mil.

Creo que también debe influir el hecho de que cuando mejora la producción de papa, los paperos nos rebajan el precio del bulto, mientras cuando los banqueros aumentan sus ganancias, apenas se limitan a presumir del aumento de su riqueza por la prensa. Ni siquiera se les ocurre darnos las gracias por dejarlos que hagan con nuestra plata lo que les da la gana.

No existen listas negras de excomelones de papas fritas. Abundan las listas negras de deudores morosos. Los paperos no llaman a media noche a embutirnos una papa salada. Los bancos llaman el domingo por la mañana a obligarnos a recibir una nueva tarjeta de crédito.

Finalmente, doctora Maria Mercedes, los paperos no nos cobran por el uso del costal, el canasto o el sartén. Los banqueros, en cambio, nos cobran por las chequeras, las tarjetas y los cajeros. Debe ser por eso que el Gobierno se preocupa.

Debe ser por cosas como esas que detestamos a los banqueros, mientras adoramos a los paperos.

  Share:

5 comments

Ettttcelente.. a ver si alguien entiende porqué estos señores son los únicos capaces de comprar otros bancos… Luis Carlos Sarmiento se la pasa en eso…
Y me enteré que los otros bancos no prosperan acá, los extranjeros, porque la banca nacional es super cerrada…hay proteccionismo y es de difícil acceso… pregunten en City, Banco Santander…otros…que afuera son enormes, acá no son nadie.

Excelente articulo. Vemos a diario la ineptitud de los mas altos cargos que ostentan cantidades de diplomas que sirven de excusa solo para robar al pueblo. Ahora los sistemas bancarios son practicamente una obligación para cualquier trabajador y tal vez si no hubiese tan altas tarifas en sus servicios, la situacion sería menos crítica.

Sí, tienes toda la razón, que bueno contar con gente como tú; los bancos ven al país destruido por el azote del invierno y ni siquiera se conmueven, es más, amplían su negocio terrible hacia Centroamérica. Un productor de papa se esfuerza mucho para sacar el fruto de su trabajo a la plaza de mercado mientras que la Banca se enriquece con nuestro dinero haciendo cada vez más pobre y menos viable nuestro país y sin imprimir sacrificios de ninguna naturaleza. No merecemos tanto maltrato por parte de la Banca y, además, no es justo que ASOBANCARIA sea un sabueso que ataca al pueblo en defensa de los nada nobles intereses de los zares bancarios. No se le puede hallar razón alguna a la inconsecuente señora María Mercedes Cuéllar, quien es una asalariada de los bancos y cuyo único rol es el de defender semejante causa. Hay que parar a la Banca y hacerla más sana como lo es en todo el mundo, donde uno sí se siente como un cliente y no como un lacayo del sistema del bancario. Debería haber un poco más de filantropía en los regentes de este sistema…

Hola Ricardo, excelente tema y artículo, somos víctimas diariamente de esos abusos, que viva el gremio papicultor sumercé! claro que la señora no es que sea fotogénica que digamos, pobrecita no tiene para ciruguas ni cremas ni spa. Hagámonos pasito debería responderle el ministro, saludos.

El hoy Minagricultura tien rabo de paja gigante; por que tambjén fue Minhacienda y protegió ese cartel de bandidos; recuerdem como salvo al sitema financiero creando el 4Xmil… cómo robaron a los usuarios del sistema UPAC?… los papicultores tienen chequeras llenas de papas fritas $$$$ que ni les importa saber cuanto les vale una chequera.

Comments are closed.