¿Se cocina en secreto un nuevo proceso de paz?

¿Se repetirá la historia?
¿Se repetirá la historia?

Poco a poco, como quien no quiere la cosa, viene creciendo una ola de voces que hablan de la inminencia de un nuevo proceso de paz con las FARC.

Al principio eran voces aisladas, casi imperceptibles. Voces que en las últimas semanas han empezado a subir en número y volumen.

El primero en llamar mi atención fue el Presidente Juan Manuel Santos quien, en una rueda de prensa, sin que nadie le preguntara, dijo que la única posibilidad de intentar un nuevo diálogo pasaba por la liberación de todos los secuestrados y la cesación del secuestro.

Quizá porque la frase suena a discurso trasnochado, nadie le paró bolas, pero el hombre hablaba en serio. O eso creo porque unos días después ordenó la suspensión de las operaciones militares contra la guerrilla para facilitar la “liberación unilateral de 5 (¿6?) secuestrados por parte de las FARC. Cese de operaciones que ya completa una semana mientras las FARC hacen fiesta con sus “operativos publicitarios”, que insisten en calificar de humanitarios.

Hoy, coincidiendo con el final del “show humanitario” Piedad Córdoba cierra el ciclo en el diario El Tiempo con la noticia de que le pedirá al Gobierno Nacional “autorización para hablar con la guerrilla”, que está en capacidad de prometer resultados en poco tiempo y describe el que parece ser un muy bien pensado, planeado y en marcha “Plan de Paz para Colombia”.

Dice Piedad: “Este proceso debe ser rápido. Primero hay que hacer una prerreunión para preparar la sentada a la mesa, ojalá también con el ELN. Para esto es necesario que los negociadores de la guerrilla tengan la certeza de no ser asesinados y poseer un fuero político. En el temario hay una Constituyente para la paz, para debatir las reformas estructurales al Estado. Ahí se sentarían el Gobierno, las guerrillas y la sociedad civil. Un último punto es el posconflicto. Debe haber una propuesta de justicia transicional para militares. Y debatir cosas como si los ex guerrilleros ingresarían o no al Ejército o a la Policía”. Mas planeado imposible.

Piedad Córdoba nos cuenta que seguirá trabajando en la liberación de los últimos 16 secuestrados que según ella siguen en poder de las FARC y nos invita a buscar en Internet los dos últimos vídeos de alias “Alfonso Cano” y la última carta de alias “Gabino” en donde insinúan estar dispuestos a “no secuestrar mas”.

Piedad termina su alud de “buenas noticias” con el anuncio de que es inminente el comienzo de un proceso de paz con el ELN y que del llamado Foro de Buenos Aires saldran las grandes propuestas. La ganancia más grande, aunque el país no la vea todavía, es la aproximación a una gran posibilidad de sentarse a hablar, a dialogar y concretar la paz, que no es la repetición de lo del Caguán.” concluye.

Hasta ahí Piedad Córdoba. Lo curioso es que, casi en simultánea, en una entrevista para el diario El Pais de España, el Presidente Juan Manuel Santos parece responder a la solicitud de la excongresista: “Necesito mucho más que la liberación de 5 secuestrados para que me muestren que realmente hay una voluntad de paz y que vale la pena iniciar algún tipo de diálogo” dijo.

La declaración de Santos deja la puerta abierta a un nuevo proceso de paz si se cumplen unas condiciones como la liberación de todos los secuestrados y la cesación del secuestro a las que el Mandatario se había referido en su rueda de prensa y que ahora parece que recibirán un SI de parte de la guerrilla con los anuncios que insinúa Piedad Córdoba harían Alfonso Cano y Gabino con motivo del Foro de Buenos Aires.

¿Estamos ad portas de un nuevo proceso de paz? ¿Están el Gobierno y la guerrilla de manera discreta -para no decir secreta- construyendo un escenario para embarcar a Colombia en un nuevo proceso de paz? Creo que el Gobierno, Piedad Córdoba y las FARC y el ELN deberían respondernos.

No creo que los colombianos estemos dispuestos a embarcarnos en una nueva aventura de lograr la paz a través del diálogo si esta empieza de manera soterrada, con charlas y arreglos por debajo de la mesa.

El país quiere y merece que le hablen de frente. Colombia es un país maduro para entenderlo y asumirlo sin hacerse a grandes expectativas.

¿Chavez terminará imponiéndonos su Plan de Paz para Colombia?
¿Chavez terminará imponiéndonos su Plan de Paz para Colombia?

¿Ese “Plan de paz para Colombia” que ahora nos pinta Piedad Córdoba es el mismo con el que nos ha “amenazado” el Presidente de Venezuela, Hugo Chavez desde hace varios años? Queremos saberlo.

¿El Gobierno colombiano le apostará a un proceso que incluye en su agenda la convocatoria de una Asamblea Constituyente y temas tan complejos como los planteados por Piedad en su entrevista con El Tiempo? Necesitamos saberlo.

Tan grave como las “liberaciones unilaterales a cuenta gotas”, que tanto nos molestan a todos los colombianos, incluído el Presidente de la República, sería que el Gobierno nos esté embarcando a cuenta gotas en un proceso de paz sobre el que no tenemos claras reglas de juego ni la garantía de que no será un paso atrás en lo que hemos avanzado a punta sangre, sudor y lágrimas.

Exigimos claridad. Que nos digan de frente, con todas sus palabras,  sin cartas guardadas para donde nos quieren llevar.

  Share:

2 comments

Excelente análisis. Para sumarle a la lista de "coincidencias" veo que hace ocho días en El Tiempo, como preámbulo a las liberaciones se hizo una historia en donde varios analistas prácticamente (a mi juicio) ponen a la ex senadora Córdoba como "Comisionada de Paz" en la sombra. Hoy en la entrevista de El Tiempo ella prácticamente lo pide de frente.

Se acaba la guerrilla… y?? siguen las bacrim… y se acaban las bacrim… y??? esto es un círculo casi que sin salida. Hay que atacar las causas de la violencia y la delincuencia…
Ahora, bienvenido el proceso, lo que sea, pero y la sociedad sí está dispuesta a recibir a los que dejen las armas en el proceso. Si a duras penas los empresarios dan trabajo a los que llevan 5 años fuera de la violencia!!!

Cosas para responder

Comments are closed.