Entrevista: Carlos Castro, Premio Nacional de Periodismo CPB

La primera vez que escribí fue una crítica, ya que completábamos como tres meses sin profesores de varias materias

Bogotá, Marzo 05_RAM_. La diferencia entre Carlos Castro y muchos colegas más, es que jamás ha usado rodilleras ni ha tergiversado lo que dicen sus entrevistados. Jamás se ha sentido amilanado ante nadie ni ante nada. Y se ha caracterizado por ser un periodista recto, claro, concreto, conciso. Ha sido amigo de quienes son realmente amigos y siempre piensan en aquellos que lo recuerdan con gusto, con cariño, con afecto, como él los recuerda a ellos.

En el más reciente Premio Nacional de Periodismo ganó en la modalidad de Reportaje de Radio, un trabajo que puso a pensar a propios y a extraños y que a más de uno le hizo doler el alma por la cantidad de cosas que suceden en el país y nadie dice nada, como el papá aquel que para protestar por el asesinato de su hijo, llevó su cadáver a la Plaza de Bolívar pero…nadie dijo nada, ni los mismos colegas que se limitaron a hacer la noticia, pero no a hacerle el seguimiento.

Dirige, con Ileana Bolívar la página Periodismo Sin Afán, un silicio muy especial en donde se habla del “otro periodismo”, del periodismo sin afán, del periodismo consecuente, del periodismo para pensar.

– ¿Cuándo supo que quería ser periodista?

– Cuando experimenté lo útil que era para la gente del común y del corriente, luego que emitía un aviso al aire en la emisora en la que comencé, me decían que gracias a eso habían podido encontrar a un familiar o había aparecido un donante de sangre que necesitaba o simplemente habían logrado hallar la mascota perdida.

– ¿Qué lo cautivó del periodismo?

– Lo indispensable que es para el ser humano estar enterado de lo que ocurre y que lo afecta, lo servicial que como periodista te sientes para la sociedad, y sobretodo que muchas veces los más desfavorecidos son a los que se les puede ayudar.

– ¿Cuáles fueron sus primeras letras en el periodismo?

– Había un periódico en mi colegio de bachillerato, Horizonte Juvenil; la primera vez que escribí fue una crítica ya que completábamos como tres meses sin profesores de varias materias, el efecto fue que ese artículo lo convertimos en volante y se hizo presión, hasta que se solucionó el faltante de docentes.

– ¿Siempre le gustó el periodismo radial o era otra su meta?

– Era otra mi meta. En realidad mi sueño, del que no desisto, estaba en las tablas, ser actor; para los actos culturales siempre organizaba obras de teatro, en varias oportunidades inventadas por mí y hasta basada en noticias que se conocían por la televisión o la radio.

– ¿Quiso pasar por la academia o pensó hacer periodismo empírico?

– Soy profundamente creyente en que para hacer las cosas lo mejor posible, la preparación es fundamental; mis posibilidades económicas me llevaron a que inicialmente me llevaran a estudiar locución en el colegio superior de Telecomunicaciones y aunque estuve a punto de ser publicista (alcancé a hacer poco más de tres semestres en la Universidad Central); finalmente fue el periodismo el que me captó la atención y gracias al apoyo económico y moral de Caracol Radio, lo logré, soy comunicador social y periodista de Corpotec y luego profesionalización en la Universidad mencionada.

– ¿Cuáles han sido los periodistas colombianos que ha admirado?

Había un periodista en Ramiriquí, Boyacá, mi tierra natal, llamado Alfredo Niño Morales; él contaba en Radio Súper lo que ocurría en mi pueblo y me hizo ver que la comunicación era necesaria para que una región saliera del anonimato y sobretodo denunciar las falencias que tenía para encontrar salidas. En lo profesional, los colegas que más he admirado son muchos: Luis Enrique Rodríguez, Guillermo Rodríguez, Gerardo Reyes, Daniel Coronel y Javier Darío Restrepo entre otros.

– ¿Qué fue lo que más le gustó de su paso por la Universidad?

– El que podía preguntar y debatir con profesores y compañeros, temas relacionados con la profesión.

– ¿Qué le hace falta a la Universidad para lograr un buen punto con los estudiantes? – El contar con profesores que en realidad tengan experiencia en medios. En varias oportunidades me pasó que como estudiante tenía más experiencia en cubrimientos de noticias, en redacción o en locución, que muchos de los profesores, por lo que las polémicas eran frecuentes, ellos se limitaban a la teoría creada en escritorios. Como anécdota tengo que por un año no me pude graduar porque una profesora de la Universidad Central consideraba que debía hacer prácticas empresariales ya que 15 años de experiencia en Caracol Radio, no me servían, porque según ella no era lo mismo.

– ¿Qué representó para usted haber logrado el CPB?

– Lo más importante pues me cambio el concepto que tenía de que se lograban por gestión de lobby, descubrí que sirven para revivir una nota concebida en beneficio de la sociedad. Me explico: la pieza con la que gané fue por las estafas que hacen desde las cárceles, del tema se hablo bastante en Abril del 2010 cuando salió al aire, pero se ha hablado muchas veces más y en otros medios, gracias al premio entregado en Febrero pasado.

– ¿Fue un premio a su esfuerzo, a su esposa, a su familia, a su pueblo, a su gente?

– A mi familia en términos generales porque mis padres y hermanos me enseñaron que “dar es mejor que recibir” así que lo que se pueda hacer con nuestra profesión a favor de los demás es mas satisfactorio que lo que recibes; a mi esposa que es quien me motiva a hacer cada vez mejor las cosas y a mi gente que me gusta ayudar mediante mi profesión. –

¿El premio motiva para seguir consolidando su profesionalismo?

– Si, por varias razones, porque es el más importante que se da en el país, porque ha servido para hablar de un hecho que ha afectado y seguirá afectando a mucha gente (estafas telefónicas) y porque a todos nos gusta que nos digan que estás haciendo bien las cosas.

Por: Jorge Consuegra (Libros y Letras)

  Share: