¿Preparados para un terremoto?

Viendo la experiencia vivida por Japón el viernes, nos ponemos a pensar si hemos tomado en serio las grandes campañas adelantadas por el Gobierno para concientizar a la ciudadanía sobre las prevenciones y cuidados que deben de tenerse en caso de presentarse un terremoto y un tsunami en territorio colombiano.

Se habla mucho que Bogotá está en gran riesgo por un evento sísmico que puede suceder cada cien años según los entendidos y que es posible que se presente de un momento a otro en la capital colombiana, los organismos de prevención han adelantado campañas, pero muchas personas han tomado esto como un juego y algunas empresas hasta son renuentes a dar los permisos para que sus trabajadores participen en los simulacros de evacuación, vale destacar que en este campo el sector oficial ha sido responsable.

Colombia ha tenido que sufrir varios movimientos sísmicos y tsunamis, de los que no ha salido muy bien librado, pero en esta oportunidad, se pudo dar cuenta que en la Zona Pacífica se puso en práctica de manera rápida y efectiva todo lo enseñado a las personas que viven en la zona costera, cuando se anunció que habría efectos secundarios después del gran terremoto devastador en el país nipón.

El presidente Santos felicitó a quienes actuaron de manera rápida, en especial a los cuerpos de seguridad y de emergencia, pero recordó que debemos de estar preparados para una emergencia como la presentada en Japón, la que es responsabilidad de todos y agregó que era necesario aprender la lección de los japoneses, quienes a pesar de estar preparados para esta clase de eventos fueron sorprendidos y sufrieron gran cantidad de pérdidas materiales, sin contar con las pérdidas humanas, cuyo número aun no dan a conocer las autoridades de manera oficial.

Sería muy bueno que no solo en Bogotá sino en todo el país se dictaran cátedras al respecto en los centros educativos y cursos especiales a los empleados, pues esta actitud de la naturaleza se puede prevenir, a pesar que nadie puede evitarla, pero si se toman medidas, como tener elementos especiales como linternas, radios transistores, comida enlatada, agua y pitos entre otras, el asunto puede ser menos grave.

Hay que tener en cuenta que existen tres etapas importantes para tener en cuenta en caso de suceder un terremoto o un tsunami, por ejemplo, la prevención, que consiste sin lugar a dudas en construir edificaciones en lugares de bajo riesgo y que tengan una construcción sismoresistente, que las redes de servicios públicos estén en buen estado, para evitar inundaciones y preparar a las personas tanto materialmente como psicológicamente para el momento que se presente el acontecimiento, si se obra con conocimiento sobre lo que está sucediendo, y de manera un poco controlada, se pueden evitar accidentes secundarios que por lo general son causa del desespero y la inseguridad de las personas, pues en esto nadie tiene experiencia y cada terremoto es un suceso nuevo, que por lo general nos coge totalmente desprevenidos, en el momento menos esperado.

Poner en práctica todo lo que se aprende con relación a la reacción adecuada frente a los terremotos y los tsunamis es importante, a pesar que todo depende de cada persona, porque unos pueden actuar de manera mas tranquila y positiva, mientras que otros se desesperan por su estado anímico. Es bueno saber donde se encuentran sus seres queridos, para que luego de suceder un evento de esta magnitud se puedan encontrar en caso que se corten las comunicaciones y si se cuenta con unos buenos servicios públicos, estos se pueden suspender de manera rápida para evitar incendios e inundaciones que hagan las cosas mas catastróficas de lo que son. Se habla de la importancia de hablar con los allegados para el caso de una emergencia siempre tener en cuenta un lugar de encuentro.

Muchas veces nos limitamos a ver las noticias y a darnos cuenta lo que sucede en otras regiones del país y del mundo, pero como a nosotros no nos ha tocado, no le damos importancia a las medidas preventivas, y es así que cuando sucede algo llegan las lamentaciones, por las pérdidas humanas y de las cosas materiales.

Es bueno que el Gobierno siga adelante con las campañas de concientización, se sabe que es necesario invertir dinero para estas campañas y es aquí donde se pide al Congreso de la República que no le ponga cortapisas en aprobar proyectos que beneficien a todos los sectores en este campo.

Estamos de acuerdo con lo que dijo el Jefe del Estado y la gran reacción de los cuerpos de prevención con lo sucedido en este fin de semana, pero es verdad que falta dinero, mas motivación y en especial que tanto el Gobierno Nacional como los gobiernos locales tomen en serio esta situación y trabajen con responsabilidad, porque si nos ha quedado grande la ola invernal, que puede suceder con un gran terremoto.

Por Rubén Darío Mejía Sánchez

Reporteros Asociados Del Mundo

[email protected]

 

 

 

 

 

  Share: