¿Quién puede orientar a nuestros jóvenes?

Las cifras de los delitos cometidos por los jóvenes en el país son escalofriantes, pero lo peor de todo es que después que se ven al frente de un juez o encerrados en la celda de una cárcel se puede saber que están arrepentidos de verdad y gritando con un grito que no escucha la sociedad, dónde estaban en ese trágico momento los padres, los profesores y las autoridades que debían velar por su bienestar.
Ver un joven que ya tiene acabada su vida a los 19 años porque en un arranque de ira le quitó la vida a otro más joven, una muchacha que asesina a su compañera de clase y así muchos casos más lo ponen a pensar a uno y no se sabe que creer, si es que los adultos nos hemos olvidado de orientar a nuestros jóvenes por el buen camino.

O será muchas veces las orientaciones de psicólogos equivocados que prohíben a los padres corregir a los hijos, porque desde que salió una psicóloga hace algunos años diciendo que a los hijos no se les podía castigar porque eso los perjudicaría psicológicamente, todo comenzó a funcionar mal, porque una cosa es corregir y castigar de manera adecuada y no maltratar a los hijos y otra cosa es permitirles todo por el solo hecho de evitar que se sientan mal, pero sin tener en cuenta que al muchacho hay que educarlo y darle un buen ejemplo para que salga adelante y sean los ciudadanos que un país espera.

Sin lugar a dudas algo que está corroyendo a nuestra sociedad es el divorcio, porque muchos padres han puesto como punto de partida para una separación, quién se queda y quien se lleva a los hijos, sin pensar que un hogar funciona con la mano fuerte y varonil del padre y la sencillez y sabiduría de una madre, pero los tiempos modernos han dado para que las parejas tomen compromisos sin pensarlo y sin tener en cuenta que un error al hacer una unión puede afectar a muchas personas y en especial a inocentes como en este caso el de los hijos.

No es el momento de creer que la educación de los jóvenes debe recaer exclusivamente en los profesores, estos tienen alguna obligación pero recordemos que su tarea es culturizar, mientras que la educación debe venir del hogar y los responsables deben de ser el papá y la mamá, y no como se hace en este mundo moderno en donde por lo general la madre es la responsable de esta grave tarea.

Otra de las fallas, sin lugar a dudas es el mal ejemplo que se está dando en los propios hogares y sin hablar de asuntos religiosos hay que tener en cuenta que cuando se saca a Dios de nuestras vidas todo está fracasado; cuando los padres creen que con tenerle comida, vestido y todos los lujos con la última tecnología están cumpliendo con sus obligaciones están equivocados, porque ya los padres modernos se han dedicado al trabajo 18 o 20 horas diarias y han dejado el cuidado de sus hijos en algunos casos cuando se tiene dinero a la niña que les colabora en la casa y en otros, totalmente abandonados sin estar pendientes donde se encuentran, quienes son sus compañeros, que problemas tienen y si están tristes o están alegres.

Para muchos jóvenes, su mayor compañía es un computador, ya no se les motiva para que practiquen deportes y mucho menos para que sean sociables directamente, lo que los hace cada día más violentos y es por eso que no aceptan ni siquiera un roce con ninguno de sus congéneres.

De seguir las cosas así nunca podremos hablar de paz, porque la paz viene del corazón y del interior de cada personal, y si se sigue acabando la familia, se sigue acabando la sociedad y de esta manera estaremos preparados únicamente para ver noticias violentas y un país y un mundo sin futuro.

Por Rubén Darío Mejía Sánchez
Reporteros Asociados Del Mundo
  Share:

Author: [email protected]