Cine y pedagogía: una sociedad necesaria

Profesores y padres de familia pueden emprender procesos formativos utilizando piezas cinematográficas, con la seguridad de que, de entrada se van a ganar la plena atención de los auditorios jóvenes. Y eso, ya es un logro.

Aunque es claro que lo que se ha convertido en una lucha para que las generaciones contemporáneas recuperen la aceptación y el gusto por la lectura, no puede detenerse, ni rendirse, también es cierto que las herramientas audiovisuales que hoy brindan las tecnologías de punta pueden y deben aprovecharse en los procesos formativos, educativos y de asimilación de conocimientos.

Y en medio de todo ese mar de propuestas digitales y virtuales, el cine re – aparece, vital, renovado y convincente, como la pieza fundamental, que está a la mano además, que los docentes y también los padres de familia  están llamados a utilizar en los procesos formativos de los jóvenes, en las diversas áreas del conocimiento, con la certeza de que alcanzarán objetivos interesantes en cuanto a asimilación, comprensión  y aplicación temática.

Cine en la educación: ambiente favorable para el aprendizaje

Uno de los elementos que aflorará entre los estudiantes, una vez que se plantea una propuesta pedagógica  soportada en la cinematografía, es la favorable disposición. Es indudable que ver una película es una actividad que los jóvenes de todos los tiempos siempre han desarrollado  con gusto.

Ese ambiente favorable debe ser aprovechado  al máximo por los docentes para desarrollar estrategias que incluyan pasos fundamentales como la preparación para  ver una película, el acompañamiento a lo largo de la proyección  y la ampliación temática con otras fuentes, como textos, conferencias, etc.

Los profesores que apliquen esta estrategia deben tener siempre presente que lo que se está formulando es una iniciativa alrededor de un lenguaje, que siempre ha estado ahí, pero que apenas ahora se comienza a darle método. Un lenguaje  que no puede aplicarse manera aislada, sino que debe complementarse con los que usan de manera histórica, como la lectura y la escritura, básicamente.

Cine en los colegios: actividades sugeridas

En países como Chile, Argentina y México, para solo citar a algunas naciones latinoamericanas, el desarrollo de actividades pedagógicas y  académicas basadas en el cine tiene ya, algo de trayectoria y de forma.

En casos opuestos, en otros países de la  misma esfera, como el nuestro, ha sido casi que imposible que el Estado le dé una mirada seria a esta propuesta, en gran parte porque los educadores y  también los administradores de colegios (privados en su mayoría) han utilizado el cine como actividad meramente recreativa y muchas veces también como un recurso supletorio.

Proyectos como cine foros  y cine clubes escolares son una buena forma de comenzar a darle estructura, consistencia y perdurabilidad a esta herramienta pedagógica, que también puede utilizarse como elemento para la conciliación, la convivencia y la tolerancia.

Se sabe por ejemplo que un conflicto entre  estudiantes de dos colegios privados del norte de Bogotá, se comenzó a superar cuando dos profesores de las dos instituciones se pusieron de acuerdo para proyectar, cada uno en la institución en la que laboraban,  una película relacionada con el tema  y luego programaron un debate académico alrededor de la misma, con la participación de los muchachos involucrados. Los resultados alcanzados dio pié para notables cambios de actitud entre los estudiantes, que inclusive se pusieron de acuerdo para continuar promoviendo este tipo de eventos extra académicos

Cine en familia: aprovechamiento pedagógico

Como herramienta para la educación, el cine trasciende los colegios y demás instituciones formativas, para llegar hasta el hogar. En efecto, como una actividad familiar con fines formativos, puede sustentarse en la apreciación de una película en la que se trate el tema que se quiere plantear, deje algunas enseñanzas y sobre todo, que permita el diálogo complementario, antes de extraerse las conclusiones esperadas y el inicio de la aplicación de lo asimilado.

Son amplias las alternativas en este campo, por lo que la cinematografía disponible  debe ser clasificada y descrita con este objetivo. La elaboración de sinopsis pedagógicas de películas que se pueden utilizar con fines formativos, debe asumir un proceso metódico y continuo, ya que esa es la información que alimentará los currículos de los profesores y las intenciones familiares de padres e hijos.

Por Víctor Chaves Rodríguez/ Comunicador y docente

  Share:

Author: [email protected]