El desfalco a la salud: a este rompecabezas le faltan piezas II

Después de leer con atención la serie de informes publicados este domingo por el diario El Tiempo bajo el nombre genérico de “Radiografía del robo a la salud” reafirmo mi teoría de que a este rompecabezas le hacen falta piezas, muchas y muy importantes piezas.

1. Si, como dice el ex ministro de Protección Diego Palacio en su carta pública al Presidente, el Gobierno denunció en enero de 2010 que las EPS estaban robando al Sistema de Salud recobrando por medicamentos que están en la obligación de suministrar a sus afiliados, que aplicaban precios por encima de los comerciales y que estimaba ese robo en casi un billón de pesos, ¿por qué hasta ahora no hay una sola EPS sancionada o uno sólo de sus directivos presos? ¿Qué hicieron en 16 meses la Fiscalía, la Contraloría, la Procuraduría y la Superintendencia de Salud?

2. En la muy larga cadena de entidades y personas que intervienen en los recobros, ¿Cual es la responsabilidad de los Comités que deben resolver las peticiones de los pacientes en cada EPS? ¿Cuál la de jueces y magistrados que ejercen la medicina a través de las tutelas? ¿Cuál es la responsabilidad de las fiduciarias que administran el Fosyga? ¿Por qué nadie habla de ellas y sus comités científicos que son los que finalmente autorizan los repagos?

3. ¿Debemos creer que todo ese sofisticado entramado era manipulado sólo por los cinco detenidos, todos funcionarios de segundo nivel, sin el conocimiento y consentimiento de sus jefes en el Ministerio de Protección y la Superintendencia? ¿Sin que se enteraran los Directivos de las EPS que eran las grandes beneficiadas? Ni las fiduciarias, comités, jueces y tribunales encargados de blindar el sistema?

4. Si, como dijeron las autoridades durante la rueda de prensa en que se reveló el desfalco, había más de 25 ordenes de captura, por qué sólo se detuvo a 5 personas? ¿Qué pasó con las otras 20? ¿En dónde están? ¿Por qué no han sido capturadas? ¿Alguien las alertó sobre lo que iba a pasar el domingo por la noche?

5. ¿Por qué el afán del Gobierno de destapar el escándalo sin esperar a que terminara la ronda de capturas y se consolidaran las pruebas? ¿Quería tapar otro escándalo, como el que empezaba a crecer con la noticia de que dos altos funcionarios del Gobierno habían viajado en los aviones de los Nule o neutralizar el debate del Senador Jorge Robledo sobre las andanzas de las EPS?

Como sea, los colombianos no podemos permitir que el desfalco a la salud quedé en la impunidad y el olvido. Cualquier tipo de corrupción es censurable e inadmisible, pero tratándose de los recursos de la salud, que pueden significar la diferencia entre la vida y la muerte, debe ser implacable e imperdonable.

 

 

  Share: