El Ojo del Halkón

Por: Rudames

 

Mientras que la violencia se comienza a tomar las zonas urbanas, el Gobierno da golpes certeros a las FARC, primero dando de baja a uno de los hombres más cercanos al secretariado y luego deteniendo a varias de sus fichas claves. Esto es bueno, pero también es importante que se tomen medidas para evitar que el ciudadano de a pié siga siendo víctima de los atracos y robos callejeros y a residencias, como lo que ha sucedido en los últimos meses en la capital colombiana.

 

El sicariato está de moda y son muchas las mujeres, las que han sido víctimas en este guerra fría y sin cuartel que se libra en los diferentes rincones del país, especialmente en Antioquia, en donde la cifra de mujeres asesinadas sigue en ascenso y no se sabe por parte de las autoridades que es lo que está sucediendo. Es verdad que la mujer en los últimos años ha aparecido mucho en la escena delictiva, no solo como acompañante, sino como autora y jefe de bandas que azotan a la ciudadanía. Otro de los problemas graves es la violencia intrafamiliar, siendo las principales víctimas las mujeres, porque la mayoría de delitos cometidos contra los hombres no son denunciados, por aquello del machismo.

 

Otra cosa que nos pone a pensar es la actuación de las autoridades que están dejando a mucho delincuente libre y han llevado a muchos inocentes a la cárcel. Con asombro se vio como un juez tomaba la decisión de decir que un asesino no había actuado con sevicia, cuando había asesinado a su compañera de mas de cincuenta puñaladas. Pero que se puede esperar cuando algunos fallos que no se deben discutir porque son de la Corte Suprema de Justicia, comienzan a dejar graves resultados como la libertad a subversivos y delincuentes, porque se dice que no se debe de tener en cuenta los computadores de Raul Reyes incautados por el Ejercito en el operativo que cayó el subversivo, pero aquí hay que decir que doctores tienen la Santa Madre Iglesia, es decir que los jueces y los magistrados son los que tienen la última palabra, pero sería bueno que no nos dejaran a los ciudadanos de bien en poder de quienes son los amos y señores del delito.

 

+++++++++++

 

La candidatura de Enrique Peñaloza a la alcaldía de Bogotá cada día da más para hablar y si miramos quienes son los contrincantes de éste en esta contienda electoral, con respeto tenemos que decir que ninguno tiene pinta para ser el que maneje los destinos de la capital colombiana. Pero sigo con la idea que Peñaloza y sus amigos debieron de respetar lo que consiguieron en los comicios electorales, cuando la gente se pegó a los verdes como una gran oportunidad para el cambio y ahora con el patrocinio del partido de la U, dígase Álvaro Uribe Vélez, de los hermanos godos y de quien sabe que otros, eso  va a ser una mescolanza, que no va a tener ni pies ni cabeza y Peñaloza va a estar más comprometido, que a la hora de la verdad le va a ser difícil tomar decisiones importantes en caso de ganar el puesto en la Casa de Lievano. Dicen las malas lenguas que lo que ha frenado la unidad del partido Verde es el egoísmo de Mockus, pero también tendríamos que hablar del egoísmo de Fajardo, quién se ha sentido solo y desganado con las determinaciones de los otros dos jefes del partido, Lucho Garzón y Peñaloza. Hacemos votos para que esto se aclare y la linda Bogotá tenga de verdad el mandatario que se merece y que queremos quienes vivimos en ella.

 

+++++++++++

 

Qué lástima que para los medios de comunicación en Colombia no sea deporte de primera mano sino el fútbol. Sabemos que este deporte es bien llamado el deporte de multitudes, pero hay otras disciplinas que le han dado muchos triunfos al país y que son registrados en lugares casi no visibles en los medios escritos y en la radio y en la televisión pasan muchas veces olvidados. Sería bueno que hubiera equilibrio en la información, pero que se puede pedir cuando estamos en un país donde se gastan cuartillas y cuartillas en denigrar de las personas y no en resaltar sus valores. El triunfo que acaba de obtener Juan Sebastián Cabal es para abrir noticieros y páginas de los rotativos, pero seguimos dando los primeros planos al deporte de la pelota a si sea que se pierde o se gane y seguimos dejando también de lado tanta noticia cultural que se produce en el país, lo que haría que la gente buscara otras cosas que hacer y no tuviera tiempo para dedicarse a tanta violencia.

 

Que tiempos aquellos cuando existía el Ministerio de Comunicación Nacional, el que estaba pendiente de monitorear lo que se decía en los programas de radio y en los programas de televisión. En ese entonces, había que presentar exámenes de cultura general y dicción antes de poder hablar por un micrófono y era cuando había unas voces bastante lindas y que daba gusto escuchar, pero escuchar en este momento la ramplonería que hay, gente que no sabe de lo que está hablando, que no conoce de historia patria y mucho menos de la geografía local eso da ganas de llorar. Qué bueno que el Gobierno así como tomó la sabia determinación de presentar un proyecto de ley para acabar con la Comisión Nacional de Televisión, presentara otro para reglamentar lo referente a las voces y personas que deben de hablar por la radio y los contenidos que en ellas se transmiten. Cada día la radio pierde su profesionalismo y todo con el embeleco que hay que respetar la tan sonada libertad de expresión. Antes los comunicadores sociales eran personas que investigaban, estudiaban y se mantenían bien informados y ahora cualquiera dice barrabasadas a través de las ondas hertzianas. No digo más porque resulto es llorando.

 

[email protected]

  Share: