Twitter, medio caliente para cabezas frías

Por tercera vez este año el rumor se regó como pólvora: “Alfonso Cano fue dado de baja”.

 

Las primeras versiones hablaban de que el Jefe de las FARC había caído durante un bombardeo cerca a Chaparral, Tolima.

 

Durante un rato la noticia perdió fuerza por carecer de una fuente que la confirmara, pero volvió a cobrar fuerza cuando el Presidente Juan Manuel Santos reportó en su cuenta de Twitter @JuanManSantos  “Estoy en Chaparral revisando operativos contra las Farc. Al  regreso a Bogotá entregaré resultados”.

 

A partir de ahí la muerte de Cano se dio como un hecho. Hasta se adelantaron detalles como el hallazgo de uno de sus perros, su computador y su ropa.

 

Cuando terminó el primer partido del día en la Copa América entre Brasil y Venezuela el Presidente Juan Manuel Santos apareció en la TV en directo desde Chaparral: “La Fuerza Pública está a la ofensiva. Fue otra operación contra ‘Cano’, que se nos ‘voló’ en un espacio de doce horas no más”, dijo el Jefe de Estado. “Hace un par de días estuvimos muy cerca, gracias a que su propia gente lo está delatando”, puntualizó. La espuma volvió a bajar.

 

En Twitter, sin embargo, empezó un debate interesante. ¿Se justifica que un Presidente ofrezca una rueda de prensa para decir que el objetivo de un operativo militar “se nos voló”? ¿No debería haber sido un mando medio quién lo hiciera? Hubo argumentos a favor y en contra de la aparición del Presidente Santos.

 

En mi opinión al Presidente le tocaba salir a poner la cara por haber anunciado en Twitter que entregaría un informe. Anuncio que hizo crecer las expectativas sobre la muerte de Alfonso Cano no sólo en las redes sociales, sino en los medios de comunicación. Sólo por eso.

 

@JuanManSantos tuvo que salir a los medios porque olvidó una regla básica de la nueva era de la información y las comunicaciones: Twitter es un medio caliente, para cabezas frías. Cuando eso se olvida hay que pagar el precio.

  Share: