Una propuesta estúpida

  •  ¿Qué pensará el Presidente Santos de que desde el Ministerio del Transporte e Infraestructura se le estén lanzando palos en la rueda a una de sus locomotoras?

Nos cuenta la sección Vehículos del diario El Tiempo del sábado que el Ministerio de Transporte incluyó en el proyecto de Ley que reforma el Código de Transporte una cláusula para restringir la venta de vehículos en Colombia.

La norma faculta a las alcaldías para limitar el número de carros que permitirán matricular cada año.  “La persona compra su carro, pero para matricularlo y registrarlo tiene que entrar a una subasta pues hay un número de cupos asignados” explica el viceministro de Transporte, Felipe Targa. Y agrega “Esto no aguanta creciendo al porcentaje de hoy”.

La propuesta no puede ser más estúpida porque no sólo no solucionará el problema, sino que creará otros varios entre ellos un nuevo foco de corrupción.

Ya me imagino a los funcionarios de las Oficinas de Tránsito de todo el país frotándose las manos ante la posibilidad de hacerse multimillonarios traficando con los cupos para los carros particulares y a los dueños de carros viejos “vendiendo” dos o tres veces sus cupos por sumas millonarias y llevándose sus chatarras para pueblos medianos y pequeños.

¿De manera que en lugar de construir más calles, avenidas, carreteras, autopistas, puentes y viaductos que generan empleo, inversión y crecimiento económico al tiempo que nos hacen más fácil la vida vamos a encarecer los carros, inventarnos un nuevo impuesto y crear un nuevo foco de corrupción? ¡Brillante!

Noto que los técnicos del Ministerio de Transporte no escuchan a su jefe el Presidente de la República, pues mientras Juan Manuel Santos anda por todo el país llamando la atención de empresarios y trabajadores en particular, y a la sociedad en general para que nos preparemos para enfrentar la crisis económica que presagia el FMI ellos no hallan la manera de acelerarla pegándole a un sector que genera riqueza y trabajo.

En MinTransporte tampoco parecen estar enterados de que este país, Colombia, su país ha firmado en los últimos años y está empeñado en los meses por venir en firmar unos Tratados de Libre Comercio que comprometen al país en exactamente todo lo contrario: facilitar la compra y venta de bienes y servicios, los vehículos entre ellos.

¿Qué pensarán de la propuesta el Ministro de Comercio, Sergio Díaz Granados y el Embajador de Colombia ante la Casa Blanca, Gabriel Silva, encargados de convencer al Gobierno y el Congreso de Estados Unidos de firmar el TLC con Colombia? Importante saber como les van a explicar a los gringos que en el mismo gobierno que ellos representan hay unos técnico tratando de inventar maneras para incumplir el TLC desde antes de suscribirlo.

¿Qué pensará el Presidente Santos de que desde el Ministerio del Transporte e Infraestructura se le estén lanzando palos en la rueda a una de sus locomotoras?

Muero por saber…

  Share:

2 comments

"Ya me imagino a los funcionarios de las Oficinas de Tránsito de todo el país frotándose las manos ante la posibilidad de hacerse multimillonarios traficando con los cupos…" muy acertado

Es un desatino, igualmente, tratar de impedir que el comprador de un carro escoja el número final de la placa. Con tantas propuestas restrictivas nos vamos a parecer al hermano bolivariano: … expropie,… expropie. El problema de la movilidad, por lo menos en Bogotá, es la falta de vías, de autoridad y de que la Secretaria de Movilidad descentralice o delegue ciertas funcionesen las Alcaldías locales, que éstas sean las responsables de la movilidad de su sector. Otra cosa: el Viceministro Targa, puede estar seguro que si los bogotanos tenemos que salir a protestar por los atropellos en ciernes, lo haremos; de eso puede estar seguro.

Comments are closed.