Una voz, un mensaje

La comunicación eficaz de las políticas públicas, indispensable para el buen desempeño de cualquier gobierno, no es tarea fácil. Requiere de muchas horas de estudio, discusión, análisis y paciencia para definir el mensaje, escoger las vías más adecuadas y el momento oportuno para transmitirlo.

Una vez adoptado el mensaje es necesario escoger los voceros encargados de transmitirlo, diseñar las piezas de comunicación y conseguir el apoyo del resto del equipo. Eso significa que una vez definido el mensaje, todos en el gobierno deben conocerlo y difundirlo.

Los expertos en comunicación definen esa premisa de manera contundente:UNA VOZ, UN MENSAJE. Esa por supuesto es la teoría. Porque como dice la sabiduría popular “del dicho al hecho hay mucho trecho”.

No es fácil poner a todos de acuerdo en un gobierno. Entre otras cosas porque el sistema está diseñado para que no lo estén. Hay funciones de unos ministros que chocan con las de sus colegas. Así, por ejemplo, mientras al Ministro de Industria le conviene bajar los impuestos para que haya más empresas y empleos, al Ministro de Hacienda le interesa subirlos para cubrir los gastos de sus colegas de Educación y Salud.

Así funciona y está bien que así sea. El problema aparece cuando los altos funcionarios deciden pelear en público. Bien lo dice el Presidente Juan Manuel Santos: No es sano ni conveniente que dentro del mismo Gobierno se hagan públicas posiciones divergentes que confunden a la gente”.

A esas naturales divergencias entre miembros de un Gobierno el caso colombiano tiene dos particularidades que hacen más complejo unificar el mensaje. La primera, tenemos un Gobierno de coalición -La Unidad Nacional- en la cual hay antiguos rivales del Presidente que no comparten todas sus políticas y segunda, en el gabinete hay por lo menos 4 potenciales candidatos presidenciales, incluido el propio Presidente, que buscan sembrar hoy los votos que cosecharán mañana.

El sábado el Presidente Santos les dio a todos una orden clara y contundente: “El funcionario puede discrepar al interior del Gobierno, pero no en público. Si lo quiere hacer en público, no puede hacer parte del Gobierno; tendría que retirarse del Gobierno y hacer su reclamo o su crítica por fuera. Más claro, imposible.

Tras la orden presidencial vendrá un periodo de silencio de dientes para afuera, pero de mucho chisme e intriga subterránea. Hasta que alguno pierda la paciencia o la prudencia y se le vaya la lengua en público, momento en cual el Presidente tendrá que pasar de las palabras a los hechos.

Personalmente me parece más sano tener a un Vicepresidente criticando en público que a unos Ministros intrigando por debajo de la mesa, dentro del Gobierno, en el Congreso y los medios de comunicación contra sus colegas para sacarles ventaja, desacreditar su trabajo o ganar puntos frente a su Jefe y la Opinión Pública.

Veremos si los encargados de las Comunicaciones del Gobierno, apoyados en la orden del Presidente Santos, hacen realidad el sueño de tener UNA VOZ, UN MENSAJE.

  Share:

5 comments

Me parece que Santos no está tan preocupado porque los mensajes contradictorios "confunden a la gente", sino porque la imagen de gobierno monolítico empieza a mostrar "fisuras". A mí también me gusta que Angelino hable porque me parece que es el único que en este país le está haciendo oposición al gobierno Santos. No me gusta el unanimismo. Eso es antidemocrático.

Buen artículo, un enfoque diferente a lo que vienen repitiendo todos los medios "tradicionales". Sería interesante ampliar su opinión personal y explicar a sus lectores por qué es mas importante tener a un vicepresidente criticando en público que a los ministros intrigando debajo de la mesa. Ya que ud, no hace parte del gobierno, sus posiciones y conocimientos profesionales son valiosos y reforzarían la transparencia y legitimarían su independencia de criterio como periodista. Esto ayudaría a que sus artículos no solamente expresen opiniones sino que generen opiniones.

Como están las cosas, el dilema está interesante ya que en el partidor político se barajan ministros "candidatos", vicepresidente candidato o presidente con posibilidad de reelección (?)..el que menos se equivoque, el que no cometa errores, el que no de papaya, el que desprestigie sin ser visible, largará en la punta como los caballos de carreras.

Comments are closed.