Alvaro Uribe a la oposición

Quienes conocen a Alvaro Uribe sabían que no iba a ser un expresidente como los demás dedicado a escribir sus memorias, dictar conferencias, recorrer el mundo o cuidar los nietos.

A Uribe le encanta escuchar y hablar con la gente, echar discursos, opinar, debatir. A Uribe le fascina andar en campaña. Es lo que ha hecho siempre. Hay quienes dicen que es adicto al poder. Creo que es adicto a la política, con el poder o sin él.

Quienes lo atacan con el ánimo de destruirlo en realidad le están haciendo un favor. A Uribe los ataques le producen el mismo efecto que la velocidad a un piloto de Fórmula 1. Lo revitalizan. Son esenciales para su supervivencia.

Por eso se metió de frente a la campaña por la Alcaldía de Bogotá a sabiendas de que su candidato no era capaz de ganar. Por eso se fue al Valle del Cauca a casar una pelea inútil. Por eso mantuvo su apoyo en Antioquia a dos candidatos inviables. Uribe es lo que en boxeo se conoce como un fajador. Por eso Uribe se irá a la oposición.

Ver para creer. Uribe el gran opositor de Juan Manuel Santos a quien ayudó a elegir. Uribe, el único opositor de un Presidente experto en construir consensos, en sumar y multiplicar en lugar de restar y dividir.

Y eso es bueno. Porque si en los gobiernos de Uribe algunos periodistas y dirigentes políticos se quejaban de una aparente unanimidad a pesar de que el Partido Liberal y el Polo Democrático estaban en contra y de que los grandes columnistas no dejaron pasar un día sin criticarlo, ¿que dirán ahora en donde no se oye una sola voz que disienta?

Uribe empezará de nuevo y lo tendrá que hacer prácticamente solo porque los políticos no van a dejar sus cuotas para irse a una oposición que hoy considerarán suicida y porque el Gobierno utilizará todos los recursos a su alcance para aislarlo y neutralizarlo.

El alicaído Partido Conservador, poderoso durante Uribe, se apresuró a anunciar que mantendrá su apoyo a Santos. Cambio Radical es en la práctica el Partido de Gobierno junto al Partido Liberal. El Polo Democrático no existe y del Partido de la U apenas se irán uno o dos senadores con Uribe los demás no se moverán.

Para sacar adelante su proyecto y construir un movimiento serio de oposición Alvaro Uribe tendrá que enfriar la cabeza y serenar el ánimo. Rodearse de gente capaz de criticarlo cuando se equivoque. Necesitará reconstruir la credibilidad y ponderación que ha perdido por cuenta del Twitter.

Si, Alvaro Uribe no será un expresidente como los demás. Uribe no sabe conspirar desde la sombra, ni mandar razones a Bolívar para que las entienda Santander. Uribe es así, frentero, camorrero si quieren pero, sea que estemos o no de acuerdo, con él uno sabe a que atenerse.

 

  Share:

2 comments

Muy acertados sus comentarios. Como siempre gozan de un buen juicio y de una racionalidad que le permite a uno ver las cosas con claridad. En efecto, al Ex Presidente Uribe le tocará o nos tocará, a los millones de personas que lo seguimos, no sólo como líder sino como unidad de partido, empezar casi de ceros. Es bueno este arranque, pues así podremos depurarlo de gente indeseable, de aprovechados electorales, de políticos de estomago, etc. La U se tiene que preparar desde ya, para poner un candidato propio, triunfador, que siga los lineamientos y programas aprobados por el partido, y que no nos saque por la puerta de atrás del gobierno, como lo ha hecho el Presidente Juan Manuel Santos. Realmente nos sentimos vejados por el trato del gobierno, por su simpleza, y porque a cada tocayo le quiere poner una vela; al liberalismo su opositor férreo, le puso un candelabro completo. Quien presionó verdaderamente la salida de la U del gobierno, es el mismo Presidente: ¡Ver para Vivir!

Comments are closed.