Apuesta por la inmadurez

Nuestra actual Selección Nacional de Fútbol tiene casi todo para ser una gran selección. Sólo le hacen falta dos cosas: madurez y experiencia. Tiene jugadores de excelente calidad como James Rodríguez. Un técnico ganador que entiende la esencia del fútbol colombiano y la quiere rescatar. Una afición y una prensa deportiva comprometidas, dispuestas a apoyar a su Selección.

Renovación, esa fue la apuesta que hicieron los directivos de la Federación Colombiana de Fútbol y que compramos todos los colombianos. Apuesta que nos traerá alegrías que nos llenarán de optimismo, como la victoria contra Bolivia en La Paz y decepciones, como el empate con Venezuela en Barranquilla.

Esos desequilibrios son consecuencia de la inmadurez e inexperiencia de técnico y jugadores. De su falta de concentración, serenidad y paciencia para administrar el juego y sus resultados. Ya lo sabíamos. A eso le apostamos y a eso debemos atenernos.

No hay tiempo, ni vale la pena echar marcha atrás. Tampoco es que haya mucho más de donde escoger. En la actual Selección están los mejores jugadores colombianos de este momento.

La falta de madurez, continuidad y concentración son males endémicos de nuestros deportistas que cuando nadie da un peso por ellos nos sorprender con grandes hazañas, cuando se generan expectativas de grandes conquistas nos cachetean con fiascos inmortales.

Esta Selección Colombia está integrada por jóvenes con gran experiencia nacional e internacional y acostumbrados a ganar. Con un técnico al que respetan y admiran porque es como ellos. Pero es también una Selección a la que aquejan los mismos males que a todos nosotros, falta de disciplina y concentración hasta alcanzar los objetivos. Cuando nos parece que tenemos el mundo en las manos bajamos la guardia, cambiamos el rumbo y mandamos al diablo lo que hemos logrado. Así somos.

Pero a esa Selección le apostamos. A su gran calidad futbolística, pero también a sus carencias mentales. Aprovechemos esta oportunidad para empezar a cambiar. Mantengamos la apuesta. Mantengamos la fe.

  Share:

Author: [email protected]