A Petro le sonó el pajarito ¿o no?

Por: Liliana Gómez.–

Llevamos exactamente una semana discutiendo sobre el uso que Gustavo Petro, Alcalde de Bogotá, da a una herramienta como Twitter que utiliza para comunicarse con los casi doscientos mil ciudadanos que lo siguen de forma directa y espontánea, saltándose así a los medios tradicionales.  Ha habido defensores y detractores y mucha gente incluso ha invitado al alcalde a que cierre su cuenta.  Hemos oído la voz de “expertos” que se levantan diciendo que uno no puede gobernar desde los 140 caracteres y otros que dicen que justamente esa es la ventaja de Petro.

Pues bien, yo lo primero que quiero decir o sobre lo que quiero hablar y aclaro que como en la mayoría de los casos es una opinión, es que expertos en Twitter no hay. Es una herramienta demasiado nueva y los estudios que se han hecho todavía no ocupan ni siquiera una línea completa de un estante de biblioteca.  Así que a todos nos toca dar opiniones y esperar que haya quienes estén a favor para que sean las más aceptadas o que estén en contra y las sustenten de una forma que nos suene lógica y convenza.

Lo segundo es que voy a defender (y lo haré hasta las últimas consecuencias), el hecho de que un mandatario elegido con el voto popular se mantenga en contacto con sus electores y también con los que no lo eligieron a través de los medios sociales.  Encuentro este uso de Twitter que hace Petro valiente, atinado y sobre todo democrático porque sí bien (el nunca me ha contestado ninguno de los trinos que le he dirigido), si cambia la percepción saber que el mandatario está a la vuelta de 140 caracteres aunque no responde a todo el mundo (no lo hace a los que tengan pocos seguidores), sí está leyendo y enterándose lo que los ciudadanos tienen para decir.

Lo tercero es que difiero con quienes dicen que Petro debería entregar esta herramienta a su jefe de comunicaciones.  Yo, al contrario de ellos, creo que lo mejor de todo es que es Petro el que escribe en su cuenta. Pienso que en el tema de la administración de la herramienta (ver tendencias, escoger temas, seguir gente y de verdad sacarle el jugo a Twitter), puede tener ayuda, claro que sí, que lo haga. Pero en la publicación sí es muy importante y un ejemplo a seguir que sea el mismo alcalde el que publique sus trinos cada día.  No creo para nada que estar en Twitter lo distraiga de su trabajo.

Lo cuarto es que lo que paso el viernes anterior no fue culpa de que el alcalde estuviera en Twitter o de que trinara más de la cuenta, el problema fue que se desesperó (y esto le pasó off line) y lo mostró en la red.  Su problema fue ponerse a atacar, a dar órdenes a diestra y siniestra sin pensar.  Creo que el problema es que al alcalde se le olvidó que él es el mandatario de una ciudad y como tal debe tener una estrategia para usar este medio, debe tener temas a tratar, forma de tratarlos, debe definir sus mensajes y respetarlos. Mejor dicho debe pensar antes de escribir y en ese pensar esta que debe hacerlo con estrategia. Una estrategia de comunicar con claridad, coherencia y respeto sin olvidar que él es quien debe ejercer liderazgo en esta ciudad.  Que no se le olvide al alcalde que si el líder pierde el rumbo los seguidores entran en caos.

En resumen me parece que Petro hace bien la tarea de comunicarse con la gente, que es muy importante que lo haga él mismo, que evitar los intermediadores (medios tradicionales) en la comunicación con los ciudadanos es una maravilla que permiten los medios sociales y que ojalá cada día lo usen más personas.  Así que lo único que hay que hacer y también lo más importante es sentarse a construir su estrategia, una estrategia centrada en el mensaje y en seguir construyendo comunidad en torno a su liderazgo.

Sólo me queda por decir: mucho éxito señor alcalde, porque de su éxito depende el éxito de Bogotá.

  Share: