¡Qué difícil es hablar en español!

Dos hermanos bogotanos, Juan Andrés y Nicolás Ospina tiene alborotado al mundo hispano con su vídeo “Qué difícil es hablar el español” que al momento de escribir esta nota ya sumaba 2’ 213.920 reproducciones en Youtube.

En su video, los Ospina demuestran lo difícil que es hablar en español porque las palabras no siempre significan lo mismo.

Viendo el video les hallé toda la razón. Hablar en español es supremamente difícil. Tanto que se me ocurrieron unos cuantos ejemplos de conceptos cuyo significado en Colombia dependen de quien los diga y que pueden ser útiles si los Ospina deciden hacer una segunda edición de su video o por lo menos para enriquecer el léxico popular:

  • Si un reportero, un alcalde o un gobernador avisa o reporta sobre atentados terroristas es considerado como un Idiota Útil. Si el Gobierno le pone slogan a los mismos atentados como “Plan Avispa de la Guerrilla” es una alerta o una denuncia pública.
  • Cuando la Corte Suprema de Justicia cambia las reglas para elegir Fiscal, violando la Ley y sus propios reglamentos no es prevaricato sino un error de buena fe. Cuando los funcionarios investigados por la Corte Suprema de Justicia cometen errores de buena fe, son condenados por prevaricato.
  • Cuando los bancos reportan utilidades por miles de millones de pesos, las ganancias son de sus dueños. Cuando los bancos pierden plata, las pérdidas son de todos los colombianos, empezando por sus clientes.
  • Cuando un pasajero llega a tarde al aeropuerto las aerolíneas le cobran una multa por hacerles perder tiempo. Cuando los vuelos se retrasan la culpa es del clima, el paro de controladores o la congestión aérea.
  • Cuando sube el dólar, sube la gasolina porque la tenemos que importar. Cuando baja el dólar, sube la gasolina porque la tenemos que importar.

Como seguramente a ustedes se les ocurrirán algunas perlas parecidas, ¿Qué tal si me las hacen llegar a [email protected] para ampliar la antología?

  Share:

Author: [email protected]