El Concierto de Paul McCartney: ¿TV or not TV?

Canal Capital es una empresa industrial y Comercial del Estado uno de cuyos objetivos es llevar entretenimiento de calidad de los ciudadanos. Un espectáculo, como el concierto de Paul McCartney es un espectáculo al que no tiene acceso por su costo y naturaleza la mayoría de la población. Corresponde a los medios de comunicación, en la medida de sus capacidades poner ese tipo de entretenimiento al alcance de todos los ciudadanos. Así las cosas,

1. El Canal Capital puede invertir en los derechos del Concierto de Paul McCartney o una parte de él para llevárselo en directo o en diferido a ese resto de ciudadanos que no pueden pagar por la boleta o no caben en el estadio.

2. El Canal Capital puede comercializar esa transmisión, si así lo acordó con los dueños de los derechos y tratar de recuperar la inversión vía publicidad.

3. El entretenimiento, y transmitir conciertos lo es, también es inversión social. No olvidemos que todos los medios están en la obligación de llevar información, educación y recreación a la comunidad.

4. Así como la televisión pública ha invertido en la comprar de derechos para transmitir los Juegos Olímpicos, la Vuelta a Francia o la Copa Libertadores de América puede invertir en otro tipos de espectáculos como la música, el teatro, el cine o la opera ara citar unos ejemplos.

En mi opinión Canal Capital hace bien en invertir en la compra de derechos de transmisión de espectáculos como el concierto de McCartney. De hecho me gustaría que hiciera lo mismo con el concierto de Madonna y de aquellos espectáculos a los que sólo tiene acceso una élite.  Invertir en cultura y entretenimiento también es función del Estado y sus medios de comunicación.

¿Usted qué piensa?

  Share:

3 comments

Creo que a ciudad tiene otras necesidades y verdaderamente prioritarias como lo es tapas los huecos de casi todas las calles y avenidas. Ese dinero que pago el distrito me parece que fue mal utilizado.

De esta forma nadie tiene derecho a distraerse. Entonces que se proiba todo lo que implica distracción o entretenimiento para el pueblo

Que vergüenza de transmisión, toda una expectativa para nada, lo único que se vió fue que el alcalde mandó toda la propaganda de lo que no ha hecho y que con su improvisación no hará jamás. Solamente se vió una parte muy pequeña con dos presentadores de poco pelo al que solo Manolo rescataba. Lástima la platica, solamente uno puede decir que la transmisión no desentonó con la administración: hoy decide que transmite el concierto y eso avisa por todos los medios posibles, mientras que el día que va a transmitir el concierto decide solo presentar apartes, y un especial. Hoy metro mañana tranvía, hoy levantar de nuevo la Hortúa, mañana mejor hacemos una estatua a Garzón, que Bogotá tan humana, solo indecisiones e improvisaciones.

Comments are closed.