Los secretos de la diplomacia de Santos

Por Tomás Nieto.–

BOGOTÁ, 29 de Mayo_ RAM_.... A Julito Riaño, el Jefe de Protocolo de más larga duración que ha tenido la Cancillería General de la República, le ofreció el Presidente Santos, a manera de despedida, el cargo de Embajador en Panamá, cuando se iniciaba el gobierno de la Prosperidad.

Sin embargo, don Julio se hizo el importante y respondió que después de consultas con su señora esposa ésta dijo que no le gustaba ese país. Ambos lo vieron como muy poca cosa, pese a que se le mejoraba la base salarial para la pensión.

Riaño creyó que a lo mejor esa respuesta iba a llevar a que le ofrecieran una embajada mejor, en otro país, pero el tiro le salió por la culata y terminó de segundón, en México, en la nómina de José Gabriel Ortiz, el  animador en televisión de ‘Yo, José Gabriel’.

 

Un embajador que no dio la medida

Otro caso fue el del abogado de la familia Santos, el jurista Fernando Arboleda Ripoll, quien fue el primer embajador de Colombia en Ecuador, luego del restablecimiento de relaciones diplomáticas  con el gobierno del presidente Rafael Correa.

El señor Ripoll resultó todo un “paquete chileno” que sabía más de leyes que de diplomacia. El hombre no sabía hablar en público. Le tocaba memorizar todas sus intervenciones y en muchas ocasiones no las lograba y terminaba balbuceando. El caso fue tan dramático que muchas personas en Quito creían que el embajador colombiano estaba enfermo.

 

Entre La Habana y Caracas

 

Al hoy embajador en Venezuela Carlos Cure, el Presidente Santos le ofreció primero la embajada en La Habana. El ex presidente cervecero se demoró  mucho averiguando cómo era la vida en la isla y cuando iba a decirle a Santos que sí aceptaba, se enteró por la radio  del nombramiento de su paisano Gustavo Bell en Cuba.

Lo que Cure no se imaginó era que la espera para presentar credenciales a Chávez Frías, en la patria bolivariana, iba a durar más que un embarazo: Es decir más de 9 meses. Una más: Contó el ex ministro Germán Cardona Gutiérrez que Santos le preguntó si había vivido en el exterior. Ante la respuesta negativa, le ofreció la embajada ante el Papa Benedicto y sus dos gatos, cargo  que asumirá en agosto, según lo pactado con su antecesor, César Mauricio Velásquez.

 

Rateros en el Capitolio

El reporte del colega Juan Carlos Martínez, de [email protected], dice que no paran los hurtos en el Capitolio Nacional. En la oficina de prensa de la Cámara de Representantes a Dora Lozano le fue sacado de su cartera un millón de pesos. La carterista quedó filmada por una cámara de seguridad. A este hecho se suman en el pasado reciente el hurto de un celular a un secretario de comisión; el iPad del senador Juan Carlos Vélez; el portátil de la asesora del senador Juan Lozano; el hurto de otro celular que aparece en el video que reveló la policía y que calificó como hurto; unas grabadoras portátiles; la presencia de personas que habrían cobrado ilegalmente el trámite de pasaportes, visas y subsidios forzados, embaucado a un funcionario de una UTL, entre otras acciones inapropiadas.

 

Mermándole a la vitrina

Después de que el Consejo de Estado aceptó la demanda de pérdida de investidura, senadores y representantes a la Cámara comentan por los pasillos del Capitolio Nacional que han visto a Simón Gaviria Muñoz,  el presidente de la corporación, inusualmente silenciado, con perfil bajo y ahora menos expuesto a figurar en las instantáneas de los medios de comunicación, sobre todo los televisivos. El prólogo y presentación de un libro sería la pista reciente para llegar a quien mortificó a Simón. El alto tribunal verifica si el delfín Gaviria usó una licencia de maternidad para casarse e irse de luna de miel.

 

Un director en problemas

En el sector minero abundan las quejas contra la administración del Servicio Geológico, en cabeza de Oscar Eladio Paredes Zapata, dado que no recibe a nadie, mucho menos parlamentarios que sean conservadores, como tampoco a grandes y pequeños mineros.

El funcionario pertenece al grupo del exministro Carlos Rodado Noriega que votó por Santos. Su agenda está cerrada para escuchar inquietudes. En los pasillos del antiguo Ingeominas se dice que el director no recibe ni  a una comisión de la Procuraduría.

El ministro de Minas y energía, Mauricio Cárdenas Santamaría, ha recibido muchas quejas sobre el comportamiento de Paredes, a quien se acusa de maltratar a los empleados y  de hacer méritos diarios para consolidar procesos de acoso laboral en virtud de su permanente agresión verbal a muchos subalternos.  Así no se puede impulsar la locomotora minera. ¡Vamos en contravía!

 

No va Medina

El ministro de Minas ha planteado la necesidad de impulsar la Agencia        Nacional de Minería y de precisar las funciones del Servicio Geológico Colombiano, antiguo Ingeominas. Para tal efecto encargó de la recién creada Agencia al Viceministro Henry Medina González a quien ha ofrecido reiteradamente la titularidad de esta entidad. El “Vice” está contento con su cargo y prefiere por ahora mantenerse allí tranquilamente, sostuvo Cárdenas.

 

Tolón tilín

Otros dos funcionarios campeones en desatender solicitudes de audiencia en este gobierno (que “no nombra sino blancos y desecha a los negros”, como diría el extinto senador Víctor Renán Barco) son la directora de Proexport, María Claudia Lacouture, y el exdirector de Coldeportes, Jairo Clopatosky. Por ello, sin duda, se precipitó aun más su rápida migración de la nómina oficial del sector descentralizado. El clamor general es: “Atiendan a los mulatos, por favor… ellos también son colombianos y votaron por Santos”.

[email protected]

  Share: