Prudencia

Sorprende la prudencia con la cual el Presidente, el Ministro de Defensa y las fuerzas militares, la Policía y las autoridades judiciales han manejado el tema sobre los autores del atentado contra el exministro, Fernando Londoño.

Ninguno de ellos se ha aventurado a señalar culpables. Todos piden paciencia y prudencia a pesar de la presión de algunos medios y periodistas que intentan conseguir testimonios o declaraciones que les ayuden a sustentar sus teorías.

Celebro esa nueva actitud oficial de no condenar sin tener por lo menos indicios ciertos que permitan sustentar los cargos.

Es positivo el cambio, pero habrá que estar atentos no sea que se les vaya la mano en prudencia y nos dejen sin saber quien o quienes estuvieron detrás de ese atentado que nos costó otras dos vidas. Una cosa es prudencia, otra el olvido.

  Share: