Sobre el seguro de desempleo

Por: Roberto Junguito.–
Presidente Ejecutivo Fasecolda

Con gran despliegue el Gobierno Nacional radicó en días pasados un proyecto de ley orientado a la creación de un seguro de desempleo. Contempla la creación de un nuevo esquema de seguridad social denominado “Mecanismo de Protección al Cesante” (MPC). Esta iniciativa busca generar una alternativa de ingreso, por un período de máximo seis meses, a los trabajadores formales que queden desempleados.

La filosofía es la de un sistema de cuentas individuales, que se complementa con los aportes de un fondo solidario y un sistema de apoyo a la búsqueda de empleo. El proyecto se fundamenta en el artículo 169 de la Ley del Plan Nacional de Desarrollo 2010-2014 que faculta al Gobierno para desarrollar “un mecanismo para que las cesantías cumplan su función de protección al desempleo” y estructurar un mecanismo solidario a través de las Cajas de Compensación Familiar (Fonede y otros programas).

De esta manera, el proyecto propone que el 50% de las cesantías anuales del trabajador sean consignadas en su cuenta individual para protección frente al desempleo y el otro 50% se gire a los fondos de cesantías bajo la normatividad hoy vigente. Por su parte las Cajas de Compensación Familiar (CCF) destinarán hasta 25% de los aportes parafiscales de los empleadores (4% de la nómina) al Fondo Solidario. El mecanismo ampara a los trabajadores para quienes los empleadores realicen aportes a las cuentas individuales de cesantías, mínimo por 12 meses y exceptúa a trabajadores sujetos al esquema de cesantía tradicional (Código Sustantivo del Trabajo), empleados domésticos, y trabajadores en regímenes exceptuados. Los trabajadores de salario integral y los independientes podrán afiliarse al MPC de forma voluntaria.

En caso de desempleo, el trabajador afiliado al MPC que cuente con aportes de por lo menos 12 meses en su cuenta individual recibirá un porcentaje de su salario promedio de los últimos 12 meses cotizados, el cual estará definido por el Consejo Nacional de Desempleo y será decreciente a lo largo de los seis meses que dura el beneficio. Si los recursos de la cuenta individual son insuficientes, el Fondo Solidario aportará el diferencial hasta por cinco meses sin superar dos SMMLV, siempre y cuando el desempleado participe y cumpla los requerimientos del servicio de intermediación laboral ofrecido por el Servicio Público de Empleo y no haya sido beneficiario del Fondo Solidario en los últimos cinco años.

Si bien el MPC se inspira en cuentas individuales, regidas por las mismas normas de los fondos de pensiones y cesantías, el Fondo Solidario corresponde a un seguro, financiado con aportes de todos los empleadores para el evento en que los recursos de las cuentas individuales sean insuficientes. Este componente solidario, por tratarse de un seguro, debe cumplir con todas las normas que en materia patrimonial y de solvencia son requeridas para garantizar la viabilidad y sostenibilidad del producto de cara a los asegurados, que en este caso, son quienes han perdido su empleo. ¿Operará como el seguro previsional en el que las AFP transfieren el riesgo a una aseguradora como lo contempla el Proyecto de Ley 080 que cursa su trámite en el Congreso o será un autoseguro a cargo de las CCF? Al respecto, es importante conocer el concepto de la Superintendencia Financiera frente al mecanismo de aseguramiento propuesto.

  Share: