Unión Peneya, un show mediático que salió mal (Actualización)

  • Aún es tiempo para que el Ministerio de Defensa y las Fuerzas Militares nos cuenten la verdad de lo que pasó en la Unión Peneya
  • Contradicciones, versiones incompletas están enredando cada día más el problema
  • Nuevo desmentido de Mindefensa al General Navas 

Poco a poco se conoce la verdad. Como lo publicó en su momento “Libreta de Apuntes” las inconsistencias en las versiones oficiales sobre lo ocurrido en la Unión Peneya, Caquetá y las sucesivas contradicciones entre el Ministro de Defensa, el Comandante de las Fuerzas Militares y el Comandante de la Aviación del Ejército mostraban que no estaban diciendo toda la verdad. Que algo trataban de ocultar.

Hoy, el diario El Espectador publica un reportaje titulado “Las fallas tras el rapto de Roméo Langlois” de los periodistas independientes Robert Shaw y David González según el cual el “operativo antinarcóticos” que terminó con un agente de Policía y tres soldados muertos, casi 20 soldados heridos y el periodista secuestrado fue un show mediático que salió mal.

Y la fuente principal de la historia no es cualquier persona. Es ni mas, ni menos que el General Javier Rey Navas, comandante de la División de Aviación del Ejército quien admite que la redada antinarcóticos que iba a documentar el comunicador francés estaba a cargo de soldados equipados para hacer estallar los laboratorios de drogas, pero no para el combate intenso. “Estas operaciones antinarcóticos no están preparadas para un combate. Se llevan a cabo sólo para buscar y destruir laboratorios de cocaína. Por eso lo que ocurrió fue una verdadera sorpresa”, puntualizó el alto oficial.

El reportaje de El Espectador recoge también el testimonio de Tatiana Salazar, novia de Andrés Felipe Rodríguez el agente de la Sijín de la Policía que murió en el enfrentamiento. Tatiana relata que él no quería ir a la operación. “Sentía que la misión no estaba preparada adecuadamente y que sólo se hacía para complacer a los periodistas franceses”. Reveló que la noche anterior a irse su novio le dijo que se sentía inseguro: “En siete años de servicio, nunca había participado en una operación así. La Sijín normalmente no va a estas misiones contra el narcotráfico, sino hasta que la zona ha sido asegurada”.

Fuentes militares no identificadas citadas por los periodistas Shaw y González agregan otro dato que explica por qué salió tan mal el operativo: “Los militares tenían poca información sobre la zona de la misión.”

Un periodista local explicó que “al Ejército le gusta ir con la prensa, pero esta vez todo salió mal. Por lo general, se cercioran de que la zona sea segura antes de que el helicóptero aterrice con funcionarios, oficiales y periodistas, pero esta vez no”

No haber dicho la verdad desde el principio le está saliendo muy caro al periodista Langlois, a las Fuerza Militares, Ministerio de Defensa, al Presidente Juan Manuel Santos y a un eventual proceso de paz con las Farc pues la guerrilla ha venido aprovechando las versiones oficiales para calificar como preso político lo que no es más que un secuestro.

¿A qué juega el General Navas?

Esta mañana en el Noticiero de LaFM que dirige Vicky Dávila quedó en evidencia otro intento de las Fuerzas Militares por manipular la información relativa a la presencia del Periodista Langlois en el operativo militar.

Ayer, el general Alejandro Navas, Comandante de las Fuerzas Militares dijo que el periodista había dejado firmado un documento en el cual exoneraba al Ejército de cualquier responsabilidad en caso de ocurrir un siniestro. LaFM descubrió que el documento fue firmado por el periodista para un operativo diferente realizado varios días antes del 28 de abril día de su secuestro.

Esta mañana, el propio Ministro de Defensa rectificó una vez más al General Navas admitiendo que la planilla firmada por Langlois no corresponde al día del operativo. Escuché Aquí la declaración del Ministro.

¿A qué juega el General Navas? Vale recordar que fue él quien inició la cadena de desinformación sobre lo ocurrido en Unión Peneya cuando en su cuenta de Twitter dijo que los militares muertos eran 15. Fue él quien informó que el periodista francés llevaba chaleco y casco de uso privativo de las fuerzas militares; fue él quien dijo que Langlois formaba parte de la tripulación y es ahora quien es desmentido por el Ministro al reconocer que no había documento firmado por Langlois como lo anunció Navas.

No habrá alguien que le diga al Ministro de Defensa que ya estuvo bien de verdades a medias, relatos inconsistentes, contradicciones y rectificaciones a las rectificaciones?

 

  Share: