Entierro de tercera

Por: Javier Contreras.–

Todo parece indicar que finalmente la Reforma a la Justicia, a la que el Gobierno Nacional y el Congreso de la República le invirtieron 8 debates en el Senado y en la Cámara de Representantes y muchos meses de estudio con o sin las Altas Cortes tendrá un entierro de tercera.

Y lo tendrá porque en las convocadas sesiones extras los partidos que hacen parte de la Mesa de Unidad Nacional prefieren hundirla de una vez por todas a seguir sometiéndose al escarnio público que derivó la aprobación del informe de conciliación que traía temas que la opinión pública ha cuestionado severamente.

No parece claro que el Gobierno Nacional alcance a salvar parte de la Reforma Judicial. Lo que buscaría es que únicamente sean estudiadas las objeciones que presentará en las sesiones extraordinarias, pero los partidos de la Mesa de Unidad Nacional prefieren que se hunda del todo antes que enfrentar la tormenta política que se ha desatado en los últimos días.

Al tener un entierro de tercera la Reforma Constitucional quedan en suspenso las fórmulas planteadas para salir del embrollo. Y no sólo esas fórmulas, también quedan en entredicho las salidas promovidas por el Gobierno Nacional y que le permitirán al Congreso de la República salir de la encrucijada.

Primero, se convoca a sesiones extras para estudiar las objeciones presidenciales. Hay constitucionalistas que tienen reparos en estos dos temas. A) se puede convocar a extras para estudiar un tema que es de asunto constitucional? B) Se pueden radicar objeciones sobre un texto que no existe legalmente por cuanto no fue publicado?. Tamaño lío. Y ese es apenas el comienzo del laberinto.

Segundo, también quedan en el limbo los mecanismos ciudadanos que se están convocando para dejar sin piso la Reforma Judicial. A) Referendo Revocatorio. Las autoridades electorales han advertido que mientras no exista un texto publicado, con lo cual se le daría vida a la Reforma Constitucional, no es posible convocar al Referendo porque no habría nada que revocar. B) Convocatoria a una Asamblea Constituyente. Sectores uribistas han planteado este mecanismo para dejar sin piso la Reforma Judicial. La propuesta trae consigo un enorme problema, porque quienes lo plantean hacen parte de un sector que genera mucha resistencia. Si se diera una discusión sobre cuál de los dos caminos tomar, el país enfrentaría una nueva gran división, la polarización que se ha vivido se agudizaría y los resultados no serían los mejores. Tamaño lío.

Por el centro de estas cinco posibilidades se encuentra la Corte Constitucional. Si se avanzara en el trámite normal de la Reforma Judicial, correspondería a ese Alto Tribunal estudiar la exequibilidad del Acto Legislativo. Teniendo en cuenta que los magistrados de la Corte Constitucional se verían beneficiados por la reforma (ampliación del período de 8 a 12 años) tendrían que declararse impedidos y nombrar magistrados adhoc?.  Y más allá de eso sería permitir que entre en vigencia la Reforma Judicial mientras la Corte Constitucional decide su legalidad. Tamaño lío.

En consecuencia, la Reforma Judicial seguirá dando que hablar y cualquier solución tendrá una pata que le nace al cojo. Por ahora, les recuerdo que hay 6 caminos, todos llenos de espinas.

  1. Hundir la Reforma a la Justicia como lo han planteado los Partidos de la Mesa de Unidad Nacional.
  2. Convocatoria a extras por parte del Gobierno Nacional (Hay constitucionalistas que consideran que no es viable)
  3. Estudio de las objeciones del Presidente de la República para salvar parcialmente el Acto Legislativo. (dejar vivo lo que no está objetado)
  4. Convocatoria a un Referendo Revocatorio de la Reforma Judicial, pero si no hay texto publicado no se puede convocar.
  5. Asamblea Nacional Constituyente, tiene el inconveniente de quiénes lo promueven.
  6. Estudio de la Corte Constitucional del Acto Legislativo. Si se da este paso quedaría viva la Reforma Judicial, con las implicaciones que traería por el texto aprobado en la conciliación. La sociedad no aceptaría que esto suceda.

 

  Share: