Frente unido por Caldas

Por: Uriel Ortiz Soto (*)

 

La grave crisis moral, política, administrativa y económica, que está viviendo el Departamento de Caldas, de la cual los únicos responsables son su clase política, solo podrá solucionarse si los Caldenses tomamos conciencia y aceptamos que llegó la hora de relevarlos. Los nuevos hechos que se presentan así lo están demostrando, hay que buscar con urgencia una salida, porque de continuar como vamos, complicaría más la situación con graves repercusiones al futuro.

La nulidad de la elección del doctor Guido Echeverri como Gobernador, por parte del Tribunal Administrativo de Caldas, es un duro golpe para los inicios de los Tratados de Libre Comercio TLC. Son cientos los inversionistas de todo el Mundo, que tienen la mirada puesta en nuestra región, para concretar negocios del Importación / Exportación.

Ninguna empresa extranjera-multinacional, se va arriesgar invertir en un departamento con semejante inestabilidad política y administrativa, donde sus gobernantes y funcionarios, no son más que marionetas de quitar y poner por voluntad de los caciques, que padecen de síndromes emocionales y un alto grado del virus: C.V.Y (cómo voy yo) que pica sin distingos a cuanto empleado de alta o baja gama se le arrima, claro está que con algunas excepciones.

Qué tristeza, que no tengamos dirigentes haciendo honor a quienes fueron los pioneros y fundadores del Gran Caldas, dando ejemplo de grandeza y pulcritud, que hasta el atardecer de su existencia dejaron hondas huellas de progreso y desarrollo. Como lo dijera el poeta Jorge Robledo Ortiz, en su hermoso poema, La Casa de los Abuelos: “Murieron de honrados sin mancillar sus canas, y al morir, su hoja de servicios tenía más estrellas que una noche en el Cauca.”

Los dirigentes de hoy, con algunas excepciones, se encuentran tras las rejas o huyendo de la justicia por diferentes delitos; muy seguramente que al morir dejarán toda una cadena de vergüenzas y desgracias, que estremecerán hasta los propios demonios en los infiernos, dejando como herencia el triste recuerdo de la infamia por donde transitarán las presentes y futuras generaciones, condenadas por su culpa, a trasegar los caminos equivocados, ejemplo que les endilgaron sus mayores, ávidos del dinero fácil y el enriquecimiento ilícito.

Después de la vergonzosa administración del señor Mario Ariztizabal, que finalmente fue destituido por los Organismos de Control, no se justifica que los Caldenses hubiésemos caído en el error de elegir un Gobernador, -que si bien venía cumpliendo aceptablemente con sus funciones-, le ocultó a sus electores y a Caldas, las inhabilidades que pesan en su contra para ejercer el cargo.

Consultados connotados Juristas de la Capital de la República,- expertos en la materia-, sobre la situación del doctor Guido Echeverri, se vislumbra muy a las claras que  no va a tener éxito con su Recurso de Apelación, que en próximos días interpondrá ante el Concejo de Estado. Razón por la cual, nuestro Departamento tendrá un mandatario sub-júdice, como mínimo durante seis meses, tiempo en el que se producirá el fallo definitivo en Segunda Instancia,- si es que el proceso no es manipulado por la mano negra que sabemos-.

No olvidemos que una autoridad con este tipo de afectación moral y política, pierde total credibilidad ante sus subalternos y gobernados, ya no lo ven como al mandatario respetable; sus actos de gobierno no tendrán la majestad del cumplimiento del deber para el ciudadano; no podrá expresarse con el mismo candor; y el principio de lenidad se diluye y obnubila con la promulgación de las Normas Administrativas.

Por estas razones y muchas otras, que en el inmediato futuro afectarán el buen desempeño de sus funciones, valdría la pena que el doctor Guido Echeverri, que es persona académica, proba y sensata, se separara del cargo, dejando en libertad al Señor Presidente de la República, para nombrar un encargado, mientras se convocan nuevas elecciones con candidato que surja, producto, de una concertación y alianza con todas la fuerzas: cívicas, sociales, industriales, comerciales, académicas y económicas del Departamento y sus Municipios.

Caldas en los actuales momentos necesita de un Gobernador – empresario, que dé plena confianza a los inversionistas extranjeros. Por esto, considero que si no queremos vernos afectados en los proyectos TLC, – que apenas se están implementando-, debemos constituirnos en una fuerza decisiva y de presión, para que quién vaya a regir sus destinos,  no sea un politiquero salido de las entrañas de los caciques de siempre, cuyos resultados desastrosos y vergonzosos saltan a la vista.

Si en verdad la actual clase política de Caldas tiene un poco de vergüenza, deberían marginarse del proceso de reestructuración y moralización, proyecto en el cual estamos interesados todos los amantes del progreso y el desarrollo de nuestra región.

[email protected]

 

  Share: