El Presidente Juan Manuel Santos y los medios de comunicación

Por: Ricardo Galán.—

En realidad el presidente, Juan Manuel Santos no dijo nada nuevo, ni descubrió el agua tibia. Revelar que el terrorismo necesita de los medios de comunicación es una verdad de perogrullo.

El problema es que eso, dicho por el Jefe de un Gobierno con fama de llamar a directores, editores, columnistas y reporteros para quejarse por lo que dicen y no dicen en sus medios, “sugerir” titulares, cambiar ediciones y posturas a punta de pauta publicitaria no deja de tener un tufillo de amenaza.

“Si no existieran los medios, no existiría el terrorismo”, dijo el Presidente en Cartagena insinuando que, ante la incapacidad del Estado para derrotar al terrorismo por la vía militar, policial y judicial un buen Plan B sería el silencio de los medios de comunicación frente a sus andanzas.

Para el presidente, Juan Manuel Santos lo malo no es que los terroristas dejes 8 días sin luz a Tumaco, en la costa pacífica; que vuele un puente y aísle por semanas al Departamento del Caquetá; que vuele un oleoducto y contamine el agua que beben en varias poblaciones; que masacre a una familia en Nariño o secuestre durante 20 días a una periodista en Arauca. No. Para él, lo malo es que se sepa.

Postura muy difícil de entender de alguien que se dice periodista, que fue socio, subdirector y columnista del periódico más importante del país y de un canal de televisión. Difícil de entender de alguien que se declara demócrata.

Pero esa razón a Bolívar para que la entienda Santander no fue la única perla del Presidente de la República durante su charla con empresarios de Confecámaras en Cartagena. También aseguró que hay periodistas a quienes los terroristas llaman para avisarles de sus atentados antes de cometerlos. Como quien dice: hay periodistas cómplices del terrorismo.

Por supuesto, el Presidente no dio nombres y está bien porque la información que tiene no debe ir más allá de los cuentos que algunos militares le echan en esos rutinarios Consejos de Seguridad que organiza cada que hay un atentado terrorista en Colombia para demostrarle al país que el gobierno actúa.

Haría bien el Presidente de la República en presentar, como es su obligación, las denuncias del caso con las pruebas en la mano para que la justicia juzgue a los periodistas que auxilian y apoyan al terrorismo. Si es que existen.

Entiendo que el Presidente Juan Manuel Santos intente retomar la agenda política y mediática que se le perdió por andar cazando peleas inútiles y gobernando a punta de espejo retrovisor, pero la vía no es culpando a los periodistas de la baja de su popularidad en las encuestas.

El Presidente Santos debe preocuparse menos por los titulares de prensa y más por mejorar la gestión de sus Ministros, Secretarios, Asesores y Comandantes.

Si el gobierno es eficiente y eficaz, soluciona los problemas de la gente y garantiza su vida, honra y bienes como se lo ordena la Constitución, los titulares positivos llegarán solos y la popularidad volverá a mejorar. Sin necesidad de llamadas, presiones y manipulaciones.

Todo lo demás no serán más que efímeras cortinas de humo que a la menor brisa se disiparán dejando al descubierto la cruda realidad.

  Share: