Arroz con habichuela es lo que hay

Casi 48 horas después de terminada la Asamblea del Partido de La U vale la pena recoger algunos ecos de lo que pasó en un evento extemporáneo en el que todos perdieron veamos por qué:

Plinio Olano, Presidente (e) del Partido de la U. No sólo oficializó la división del Partido, sino que no pudo lograr la aprobación por las bases de una declaración de apoyo al proceso de paz del Presidente, Juan Manuel Santos. Falla que primero trató de remendar diciendo que la proposición había sido aprobada lo cual fue desmentido por congresistas asistentes. Después disfrazando como declaración oficial del partido su opinión personal y ahora con un sondeo vía Blackberry entre los parlamentarios de La U. Respaldo que, en teoría por lo menos, ya tiene el proceso de diálogo entre el Gobierno y las FARC.

Álvaro Uribe: Al no reconocer por lo menos uno de los aciertos del Gobierno de Juan Manuel Santos, que los ha tenido, sus críticas pierden la objetividad, mesura y equilibrio que uno espera de alguien que, al haber desempeñado la Presidencia de la República, debió aprender que en los gobiernos no todo es malo, no todo es bueno.

Juan Manuel Santos: Se dejó sacar la piedra, lujo que no se puede dar un Presidente de la República. Sus alusiones al rufián matón de barrio o al puñal escondido debajo del poncho resultaron insultos innecesarios que en el caso del poncho ofendió injustamente a la población de medio país en dónde el uso de esa prenda es parte de culturas ancestrales. Los resultados de su gobierno quedaron opacados por el escándalo que generaron las razones a Bolívar para que las entienda Santander.

Partido de la U: El Partido de Gobierno, con las mayorías en el Congreso de Colombia quedó maltrecho. Dividido por lo menos en dos: los congresistas y gamonales regionales que se benefician de la burocracia y los contratos del Estado por un lado y las bases, concejales y diputados por el otro. Al decir de conocedores de los asuntos internos del Partido, los primeros con Santos y los segundos con Uribe.

La nueva Directiva Como la Asamblea no fue capaz de elegir un Jefe Único optó por la designación de una especie de Junta Directiva que deberá diseñar un mecanismo para escoger al Director. Hay quien dice que habrá conejo.

Los medios de Comunicación: No todos por supuesto. Sólo aquellos que se tragaron entero el cuento de que la proposición de apoyo al proceso de paz había sido aprobada y que aún tratan de convencernos de que tienen la razón. Se nota que no asistieron a la Asamblea del Partido de la U, ni siguieron las transmisiones por TV e Internet de la jornada.

Colombia: Amarga, por decir lo menos, ver que los dos últimos Presidentes de la República se ensartan en una pelea personal que los distrae del que debería ser su principal objetivo sacar adelante a Colombia en uno de los momentos más importantes de su historia.

¿Podrían haber salido mejor las cosas? No creo. Al fin al cabo, como dice la canción, “arroz con habichuela es lo que que hay”.

  Share: