Del bostezo a la alegría

Primer tiempo de bostezo ente Millonarios y Quindío, donde el local imponía su ritmo parsimonioso hasta que en un error defensivo de Mosquera a los 12 minutos  permitió que Herrera marcara el gol de media distancia. La defensa embajadora no pasaba muchas afugias pero los delanteros tampoco concretaban ni aprovechaban las falencias del arquero Otero. Los cafeteros se aferraban a la marca fuerte. Omar Vásquez ha crecido mucho como jugador y llevó los hilos del partido con el respaldo oportuno de Tancredi, con su tradicional garra uruguaya. Franco e Ithurralde, con manejo simple y práctico mientras que Leonard Vásquez y Mosquera mostraron un discreto nivel.
Robayo, multifuncional en marca y despliegue contribuyó con el pase oportuno para el gol de cabeza de Rentería a los 60 minutos. Entró Otálvaro por Leonard Vásquez a los 70 minutos para darle más control al juego azul. A los 72 minutos Cosme encontró el descuento 2-1 al llegarle un balón de “carambola” en el área.  Injusta la expulsión de Blanco a los 75 minutos. Ortiz entró por Wason a los 78 minutos. Con diez hombres Millonarios se respaldó y protegió atrás contragolpeando con Cosme. Millos ganó porque propuso más, fue al frente y no se arrugó con un hombre menos. El técnico Torres sabe leer muy bien los partidos y no deja nada al azar. Flojo arbitraje de Arrieta abusando de las tarjetas amarillas. Paso a paso, se logran los objetivos de clasificación temprana y en la mira queda subir en la tabla de reclasificación.
Ahora, a todo o nada contra Palmeiras!!. No hay retos imposibles, todo está dado para poder conseguir un resultado positivo…hinchada, clima, actitud mental y ambición.
Saludos,
Alberto Díaz
  Share: