Regalamos el partido y los puntos

Después de un primer tiempo auspicioso en Pasto, con tenencia de balón y opciones de gol pasamos a una etapa complementaria con errores garrafales defensivos especialmente de los centrales,  dejando un marcador vergonzoso (3-1). De qué sirve la tenencia de balón, presión y control en marca si al frente tenemos delanteros inoperantes, de poca jerarquía y volantes que no se comprometen o están en regular nivel como Robayo y Blanco que por algo son suplentes. Cosme ansioso y en ocasiones individualista. Perlaza y Moreno, figuritas de papel, poco o nada aportaron. Y para colmo un árbitro como Roldán, de lejos localista y mediocre, peligroso a la hora de compensar jugadas de riesgo. Tres “regalos” adelantados, convertidos en goles, ahora que se viene la época decembrina.
De nada le sirvió a Henríquez el descuento (otrora gol de la honrilla) ni a Ithurralde el esfuerzo y la falta de velocidad, para borrar las embarradas del partido. Otálvaro, el único que sacó la cara y jugó con actitud y calidad. El banco técnico azul esta vez se equivocó y no supo darle vuelta al partido. Los partidos del miércoles ante Tolima y jueves ante Tigre se tornan definitivos y trascendentales; ojalá MILLONARIOS se comporte con jerarquía y no sea menos que sus responsabilidades históricas.
Albiazul saludo,
Alberto Díaz
  Share: