2013, año en que la TV por Internet se colará en la sociedad

Bogotá, Enero 2013. Los días de la televisión convencional están contados. Internet es el nuevo canal con el que las personas acceden a servicios de voz, datos y también video. Muy pronto será la forma preferida en que las imágenes a distancia llegarán a cada uno de los espectadores y algo tan tradicional para las nuevas generaciones como hoy lo son el correo y las redes sociales.

La televisión surgió de la inquietud de encontrar una forma efectiva de enviar imágenes para que fueran vistas por diferentes personas sin importar la distancia. El paso del tiempo muestra que el interés sigue siendo el mismo, pero la tecnología está cambiando aceleradamente el panorama.

“La evolución de la televisión está llegando a un punto interesante para todos los usuarios. Estamos pasando del tradicional servicio que llega a tu casa, a poder ver lo que quieras en un dispositivo como un smartphone o tablet, todo gracias a IPTV y los servicios Over-the-top (OTT) como Netflix. Esta empresa es un buen ejemplo, cada trimestre aumentan en promedio 2 millones de usuarios y este año su base de registros alcanzó los 29 millones de usuarios. Se trata de un servicio que se está popularizando en todo el mundo y empresas como Telecom Italia y Fastweb son algunas de las que ya ofrecen estos servicios junto con los tradicionales paquetes de datos para navegar en la Web”, comenta Carlos A. Peña Gerente General de la región Andina para Alcatel-Lucent.

La evolución del invento

Los inicios de la era televisiva se remontan a 1884, cuando el científico Paul Nipkow inventó un disco de transmisión de imágenes, imposible de hacer en el momento, pero fundamental para el surgimiento de la televisión en 1910. Las primeras transmisiones se hicieron en Inglaterra en 1927 por la BBC y en Estados Unidos en 1930 por la CBS. Pero solo fue hasta 1937 que se empezó a brindar un servicio de televisión comercial con un receptor de tubos catódicos, un dispositivo similar al televisor tradicional que conocemos. El desarrollo de la señal de video fue fundamental, el poder capturar y recomponer la imagen fue una de las primeras tareas que llevó a crear los formatos americano NTSC y europeo PAL, que aún hoy funcionan en la industria.

En América Latina la televisión llega primero a México en 1950 y a Colombia en 1954 como una iniciativa del general Gustavo Rojas Pinilla, quien al ver el invento en Alemania encuentra que puede ser un instrumento educativo. Durante 20 años en territorio colombiano la televisión tuvo un énfasis educativo y cultural en el que el estado se encontraba a cargo de todo el proceso y la mayoría de los contenidos. Cuando se solucionaron los problemas técnicos de la transmisión de imagen y sonido, se empezó a pensar en la televisión como una forma elaborada de comunicación. Los equipos de grabación portátil brindaron una oportunidad al periodismo, la digitalización llevó a los efectos visuales y se empezaron a crear programas complejos.

El salto digital

Los avances tecnológicos llevaron a la televisión a pasar de pesadas maquinarias análogas a sistemas compactos digitales, todo a mediados de la década de los ochentas. La llegada de la televisión por cable y de alta definición a mediados de los noventas, brindaron una alta calidad, que hizo que los usuarios comenzaran a demandar más contenidos e hizo que pasara a ser servicio de lujo, para convertirse en un producto popular. La televisión comenzó a llegar a los hogares con una alta calidad y una amplia oferta de programas en las que con solo un pago, el espectador tiene acceso este contenido variado.

Internet y el surgimiento de los diferentes dispositivos móviles han cambiado la forma en como se hace, se produce y se ve televisión. Con la posibilidad de ver escoger y personalizar lo que se quiere ver a través de servicios de video por demanda, son los espectadores los que deciden lo que quieren ver, dónde y a través de cuál aparato, pues la televisión se ha trasladado del aparato receptor tradicional a los computadores, los teléfonos móviles y hasta las consolas de videojuegos.

El futuro ahora

IPTV, la televisión que se transmite por medio de Internet, es aquella que brindan los operadores tradicionales de telecomunicaciones sobre sus redes de banda ancha fija. Más allá de una oferta de contenido y múltiples canales, IPTV ofrece poder hacer cosas jamás pensadas como grabación de video en red (Networked PVR), juegos en línea, video-telefonía, cuatro canales al mismo tiempo en un mismo dispositivo, ver televisión desde dispositivos tales como el Xbox y ver la programación diaria indistintamente en un televisor, un iPad o un teléfono inteligente. También podemos recibir llamadas telefónicas en nuestro televisión y controlarlo remotamente desde una Tablet o iPad, así como compartir fotos y videos entre familiares y amigos vía esta plataforma. En este momento representa solo una pequeña proporción en términos de suscriptores e ingresos de la televisión paga, pero IPTV cambia la manera en que los consumidores reciben entretenimiento y es un reto para quienes ahora hacen contenidos.

Esta es una tendencia y las cifras lo demuestran, no solo a nivel mundial sino también como un servicio que crece en Latinoamérica: Netflix tiene ya un millón de usuarios en la región. Tal y como al comienzo con el primer aparato de televisión, que resultaba exclusivo y para unas pocas familias y después se popularizó, los servicios de IPTV continuarán madurando y evolucionarán, hasta ser adoptados por un público masivo. Pero para acceder a este tipo de servicios requiere de mayores velocidades de banda ancha que las que ya se están comercializando en todo el mundo, este es el verdadero reto”, complementa Carlos A. Peña, Gerente General de la región Andina para Alcatel-Lucent.

  Share: