La verdadera amenaza de nuestro Sombrero Vueltiao

Sombrero vueltiaoQue a Colombia lleguen de China miles y miles de falsificaciones de nuestro emblemático “Sombrero Vueltiao” importados o de contrabando y que se vendan a precios miserables es grave. Muy grave. Está muy bien que el Ministerio de Comercio se preocupe e intente prohibir su venta. Está protegiendo a uno de nuestros símbolos nacionales. Pero eso no le alcanza porque al fin y al cabo aquí sabemos distinguir entre el original y las copias sobre todo cuando son tan burdas.

Me parece más grave que los chinos, con esa capacidad que tienen para llenar el planeta con sus copias mediocres de cuanta cosa existe, terminen por confundir al mundo sobre el origen de nuestro Sombrero Vueltiao. Que un alemán, por decir algo, termine creyendo que Tuchín es una desconocida y remota provincia china y no el municipio de Córdoba, Colombia casa y cuna de la cultura indígena creadora del legendario sombrero. O que un australiano termine confundiendo la cultura Zenú con la dinastía Ming.

No se que pueda hacer el Gobierno colombiano para proteger al nivel mundial el origen y autenticidad del Sombrero Vueltiao, pero deberíamos pensar en algo porque la verdadera amenaza no está en la entrada y venta en Colombia de sus copias, sino en que nos saquen del mercado mundial como ya ha ocurrido con otros productos más sofisticados como los carros, los computadores o los celulares.

Los colombianos todos debemos emprender una férrea defensa de nuestro muy querido Sombrero Vueltiao. Empecemos por no comprar la copia.

  Share: