Legalización de inmigrantes en Estados Unidos: ¿una prioridad de Obama?

Por: Carlos Villota Santacruz.–

BOGOTA, 19 de Enero ­_RAM_  Si bien el segundo mandato de Barack Obama que se inicia este lunes 21 de enero, con  una solemne ceremonia que paralizará a los Estados Unidos y buena parte del mundo, por su impacto geopolítico, además de ser la continuidad de un Gobierno, se puede convertir para el “inquilino” de la Casa Blanca en la oportunidad de mejorar la economía del país, pero además, de abrir un nuevo escenario a miles de latinos indocumentados. Es decir, un nuevo ciudadano norteamericano.

Sin embargo, tiene un obstáculo que derrumbar. La deuda pública. De entrada el mandatario –y antes de su discurso de posesión- anunció que no negociará con los republicanos para elevar el límite del endeudamiento. La tendencia al interior del Gobierno estadounidense tiene una posición. “Los debates sobre los recortes al gasto deben separarse de incrementar el nivel de la deuda. Hoy, esa carga financiera alcanza los 16.4 billones de dólares, para no caer por primera vez en una cesación de pagos”.

Como se observa, el segundo mandato de Obama no será un “camino de rosas”. Por el contrario, será brusco y hasta un tanto polémico. Lo cierto, es que si el tema de la deuda no se maneja adecuadamente, podría ocasionar una calamidad económica que le impediría dejar un legado como Jefe de Estado y pasar a la historia, a partir de equilibrar la economía y mejorar el empleo. Dos hechos que sin dudan contribuirán a mejorar la gobernabilidad e incluso el manejo de la política exterior. La consigna es: “resueltos los problemas de la casa se puede mirar el horizonte”

Bajo este escenario, la legalización de inmigrantes podría convertirse no solo en una puerta de “oxígeno” para el Gobierno sino que además, tendería puentes con América Latina, donde Estados Unidos tiene vínculos fuertes, en particular en salvaguardar su seguridad alimentaria, fortalecer el comercio e interpretar las necesidades de un nuevo ciudadano, que a la luz de las redes sociales, es un  ciudadano más informado, más proactivo y con una capacidad de movilización con pronóstico reservado. Una movilización que trasciende más allá de cualquier territorio y se puede trasladar a las calles de Miami, Los Angeles, New York o e Washington

En otras palabras, si Obama le otorga una prioridad en su segundo mandato para ciudadanizar a millones de inmigrantes –un 17 por ciento colombianos-  no sólo sería una gran diferencia en términos óptica social en relación al quinquenio que se cierra, sino que colocaría en aprietos al Partido  Republicano, en su propósito de recuperar el poder.

Será entonces, cuando se confirmará si los inmigrantes serán protagonistas de la historia contemporánea  de Estados Unidos. No por una coyuntura política, sino porque gracias a su trabajo y a su tenacidad se convirtieron en “la llama” que alimentará la democracia. Una democracia, que no no quiere venirse a menos. Sino “reinvertarse”. Moverse en las “aguas” del siglo XXI. Donde la globalización no solo sea una interpretación comercial, sino que  trascienda al desarrollo humano. Un hecho que los inmigrantes han solicitado por años a la Casa Blanca.

[email protected]

 

  Share: