ABC de la Reforma a la Salud

El Ministro de Salud, Alejandro Gaviria Uribe, aseguró que se trata de una apuesta del Gobierno para proteger y garantizar los derechos de la población, que padece dificultades y barreras de acceso con las actuales condiciones del sistema, representadas en el llamado No POS.
Nuevo fondo único

La reforma contempla la creación de Mi-salud, una entidad pública que afilie directamente al sistema, recaude y distribuya los recursos que hoy financian los regímenes contributivo y subsidiado, como consecuencia directa de la reforma tributaria aprobada en diciembre pasado por el Congreso, que cambió las fuentes de financiación del sistema de salud. Se tratará de un ente de naturaleza especial del nivel descentralizado, con autonomía administrativa, financiera y presupuestal.

También establece la ampliación del plan de beneficios con un plan integral que reduzca la llamada zona gris y disminuya por lo tanto la proliferación de tutelas. Al mismo tiempo, transforma las EPS en administradoras de la atención básica y especializada en salud con un énfasis territorial y redes de prestadores claramente definidas.

Redes para prestación de servicios

Las Entidades Prestadoras de Servicios -EPS- de hoy tienen tres opciones: retirarse del aseguramiento social y especializarse en seguros voluntarios; convertirse en Administradoras, que asumen algún riesgo, gestionando la prestación de servicios de salud en un área de gestión sanitaria; y si están integradas verticalmente, podrán convertirse en prestadoras de servicios y unirse a alguna red.

Crea además las condiciones para la puesta en práctica de un nuevo modelo de prestación de servicios para zonas especiales, y dota a la Superintendencia Nacional de Salud con mayores y mejores instrumentos de control.

El Ministerio de Salud propone la creación de áreas de gestión sanitaria, con redes de prestadores de servicios en tres categorías –básica, especializada y especial-, que se diferencian por el nivel de complejidad de los servicios y por las condiciones de salud de la población a cargo. Los requisitos de habilitación de las redes serán definidos por el Ministerio.

En cada área existirán varias redes de prestadores, gestionadas por una administradora que tendrá a su cargo un grupo poblacional determinado. Dichas áreas no coincidirán necesariamente con la división político administrativa del país.

Estos administradores, que reemplazarán a las EPS, tendrán a su cargo la operación de la red de atención básica y gestionarán riesgo en las redes especializadas y especiales. En ese sentido, podrán operar en ambos regímenes y deberán contar con un número mínimo de afiliados en las áreas donde operen.

Las entidades territoriales serán responsables de las acciones colectivas y de salud pública. Si cumplen ciertas condiciones, que serán definidas por el Gobierno, podrán convertirse en administradoras del Régimen Subsidiado.

Financiación del sistema

Todos los prestadores que integran las redes recibirán un giro directo mensual por un valor fijo, de conformidad con los servicios que presten, y un monto variable atado a la  información presentada y al desempeño.

Se hará un pago fijo a los administradores para la prestación completa de la atención a los usuarios en la red básica y garantizar el envío de la información requerida. Por la gestión del riesgo en las redes especializadas y especiales, recibirá una Unidad de Pago por Capitación como ocurre en el sistema actual.

Se permitirá la integración vertical entre el administrador y la red de atención básica. No podrá existir integración vertical entre el administrador y la red especializada y especial. No habrá integración vertical entre prestadores privados que ofrezcan servicios básicos y especializados.

El esquema incentiva a los administradores para que promuevan las acciones y servicios de la atención básica. Si no lo hacen, la población pasará a la atención especializada, lo que disminuirá sus márgenes.

VEA AQUI EL DOCUMENTO OFICIAL: 

 

  Share: