Benjamín Villegas: Toda una vida dedicada al mundo de los libros

Por: Rubén Darío Mejía Sánchez.–

 

Benjamin VillegasSiempre es difícil hablar de las personas, decir quiénes son, cómo piensan y qué hacen por el bien de la humanidad y por pasarla bien, pero algunas veces nos metemos en el mundo de ciertos seres, que de verdad han dedicado su vida a lo que más les gusta y no hay nada más bueno que uno vivir y ganarse el dinero haciendo precisamente lo que más le gusta.

Lo pensé más de una vez, entrevistar a un personaje que desde mi punto de vista era bastante complejo, no era cosa fácil, porque siempre he tenido la sensación que cuando se entrevista a alguien, quedan faltando cosas, que quisiera uno haber preguntado o que el entrevistado hubiera querido decir, eso fue lo que pensamos una vez que tomamos la decisión de fundar la agencia de noticias Reporteros Asociados del Mundo, y optamos por dar la oportunidad a que los más allegados y asesores de los personajes escribieran lo que ellos querían decir y que era el desarrollo del tema que nosotros le proponíamos para tal fin, pero en esta oportunidad el personaje quiso ser entrevistado y aunque no conocía mucho de él, quizá nada, me atreví a hacerlo y llegué hasta la oficina de uno de los mejores editores de libros que tiene el país, se trata nada más ni nada menos de don Benjamín Villegas, un bogotano con raíces paisas y dedicado al hermoso mundo de los libros.

De verdad que la experiencia fue agradable, encontré a un creador de libros, como él mismo se califica, teniendo en cuenta que son de alta calidad gráfica y editorial, siendo los de su mejor agrado los que tienen que ver con temas colombianos, en gran formato toca también lo relacionado con el arte, la arquitectura, la fotografía, los viajes y la geografía, pero de una manera tal que se convierte en una gran delicia literaria y visual para quien tiene uno de sus ejemplares al frente.

Es un lector consumado, hábitos que adquirió de su padre y de su madre, quien se dio a la tarea de fundar el primer periódico cuando estaba en el colegio, colaboró con un libro del Rector y en la universidad comenzó a diseñar y editar revistas institucionales, las que les fueron abriendo las puertas para lo que sería la opción del diseño de publicaciones desde los años 70.

Conocer en parte la vida de Benjamín Villegas es algo que lo llena a uno de satisfacción y que lo hace pensar que en este mundo moderno cuando el hábito de la lectura se ha acabado en parte, existen personas cultas, que saben de buenos libros, calificados como grandes compañías y la mejor música, esa que da paz en el espíritu y que deleita los sentidos.

Quiero dejarlos con la entrevista a don Benjamín Villegas, alma y vida de Villegas Editores, realizada a finales del 2012; espero que ustedes la disfruten tanto como lo hice yo:

 

¿Quién es don Benjamín Villegas?

Soy un creador de libros, fundamentalmente de libros de gran formato, ilustrados, de alta calidad gráfica editorial sobre temas colombianos de todo tipo —arte, historia,  arquitectura, fotografía, viajes, paisajes, geografía—, en fin, los valores colombianos en todos sus aspectos. Soy también un editor de primeras ediciones de literatura colombiana, particularmente de gente nueva, que no ha tenido oportunidad de publicar a través de las grandes editoriales extranjeras y españolas que existen en el país y también un editor innovador dentro del área infantil y juvenil, a través de los trabajos de mi hija María Villegas y su socia Jennie Kent, con un éxito apreciable en todo sentido en Colombia y en el exterior.

 

¿Cómo nació la idea para que usted se metiera en esta cosa que es bastante quijotesca?

Bueno, fundamentalmente yo soy un lector. Lo fui de muy niño pues mi madre era una magnífica lectora y mi padre también leía. Adquirí el hábito de la lectura, que es un don para quien lo tiene, y el gusto por los libros, al punto de que cuando estaba en el colegio fundé un periódico y colaboré en la publicación de un libro del rector. Ya en la universidad, comencé a diseñar y a editar una serie de revistas institucionales que me abrieron campo para una serie de encargos, entre ellos de libros de gran formato, de evidente calidad. Esto hizo que mientras estudiaba arquitectura ya estuviera trabajando en el diseño de publicaciones y de libros, de manera que cuando terminé la carrera tenía la opción de seguir con lo que había estudiado o continuar en lo que había aprendido con la práctica, con la experiencia.

Me decidí por lo segundo, el diseño de publicaciones, el diseño gráfico y la coordinación y la edición de libros de gran formato en una oficina de carácter múltiple que funcionó así desde el año 72. Sin embargo, el papel de los libros y la obsesión con los temas colombianos fueron cobrando una importancia proporcionalmente mayor a los otros trabajos comerciales y en 1985 decidí cancelar todo el trabajo comercial que realizaba en torno a diseño de publicaciones e imagen corporativa y fundé la editorial como tal, dedicándola exclusivamente a lo que le decía, a la creación y el desarrollo de libros de gran calidad sobre temas de cultura colombiana.

 

Benjamin Villegas0Pero, estos libros ¿a qué gente llegan? ¿A qué sector?

Lamentablemente son libros costosos, que no siempre tienen la posibilidad de llegar a toda una franja de población sin los recursos económicos para adquirirlos o sin las conexiones con las entidades que los patrocinan para recibirlos como obsequio. Sin embargo, siempre he estado pendiente de que mis libros lleguen a las bibliotecas del país. Actualmente me propongo hacer una inmensa donación a la Biblioteca Nacional y, por este conducto, a la Red Nacional de Bibliotecas para que las principales bibliotecas del país y muchas otras tengan ejemplares de los libros que he desarrollado en 40 años.

 

¿Cuánto tiempo demora usted para crear la idea y hacer un libro?

Las ideas están en el aire y van apareciendo: aparecen con los especialistas en los temas, con los fotógrafos, con los artistas. Pero, normalmente, ninguno de estos libros toma menos de un año, algunos incluso pueden tomar dos, tres o más, dependiendo del nivel de investigación o de contenidos previos que existan sobre el tema. Algunos hay que arrancan en cero y desarrollarlos es parte apasionante del oficio. Un libro solo va a la imprenta cuando se ha logrado conjugar un contenido gráfico muy refinado, unos textos excelentes y, desde luego, un muy buen diseño editorial, que es a lo que a usted se refiere y que tanto llama la atención de nuestros libros.

 

Llegar uno y encontrar todo un material como el de Andrés Hurtado, ¿cómo hace uno para seleccionar esa cantidad de fotos y de la calidad que son?

Conjuntamente con él. Él no solo es una persona con un don especial en términos de su capacidad como caminante, como fotógrafo y con el ojo tan educado que tiene, sino que también es una persona con todo el criterio para escoger su material. Yo participo en la fase final de la selección, pero él sabe claramente qué es lo que tiene, qué es lo bueno. Cuando llega con su material siempre es un material excelente, sobre el cual no hay duda en cuanto lo que se debe publicar.

 

Lo que usted escribe acerca de las obras o de lo que está presentando en cada uno de los libros es algo muy sabroso para leer, de manera muy exquisita y fuera de eso un lenguaje muy sencillo, ¿necesita mucho tiempo para ver el material gráfico antes o ya conociendo el trabajo que hace el fotógrafo o la persona que está haciendo el libro?

Bueno, el libro lo hacemos aquí. Encargamos a unos fotógrafos, unas fotos; a unos investigadores, unas investigaciones; a los escritores unos textos, pero la cocinada de todos estos contenidos, eso es exactamente lo que se hace aquí en la editorial. Después de haber pasado por todo este proceso de trabajo, resulta fácil escribir la presentación o la solapa porque se sabe exactamente con qué criterios se desarrolló el libro, cuáles son los valores reales que tiene para representar al país y cuáles fueron los papeles que jugaron en su realización todas y cada una de las personas, cada una de las disciplinas…

 

Al meterse en una empresa tan importante y tan grande, ¿no temió que de pronto podía fracasar, por el sector al que iba a llegar?

Este ha sido un oficio muy duro y sigue siéndolo: cada vez es más duro, más difícil, más competido. Pero nunca me ha faltado el optimismo y soy muy echado para adelante con las ideas y los temas. He contado además con la suerte de haber obtenido respaldo institucional para la mayoría de mis publicaciones y espero seguir teniéndolo.

 

¿La relación de su familia con la editorial cuál es?

Esta editorial fue creada por mí y no existe ningún antecedente de esta editorial con mi padre y con mi madre. Pero sí hay otros antecedentes. Mi abuelo materno, que era periodista, fue el dueño y director del periódico Fantoches y del periódico Sal y Pimienta, publicaciones políticas de los años 20 y comienzos de los 30. Mi padre fue socio importante de la Litografía Colombia en los años 40 y, por ende, fundador de la revista Semana con Alberto Lleras y Abdón Espinosa, y dueño de una parte de ella. Más tarde organizó la Imprenta Nacional de Colombia. Es decir, hay una serie de antecedentes relacionados con la comunicación escrita, en el campo de periódicos, de impresión, de desarrollo editorial. Pero Villegas Editores como tal ha sido, como le dije, resultado de un trabajo eminentemente personal y del gusto y la afición por los libros.

 

Cuando se habla de Villegas Editores y cuando se lo imaginan a Benjamín Villegas creen que es una persona como acartonada como demasiado seria, como una persona intocable, cuando se le ve, hoy es la primera vez que hablamos personalmente, pero las veces que lo he visto se ve que es una personal supremamente sencilla, principalmente en los lanzamientos de los libros usted siempre está como detrás de bambalinas, a ver cómo funcionan las cosas. ¿En qué se divierte Benjamín Villegas?

Bueno, la lectura ha sido mi gran afición, cosa que sin duda tiene que ver directamente con el trabajo que he escogido en la vida. No solo leo lo que público, todo lo que publico por supuesto, sino que la lectura es lo que más me gusta. Para poner la mente en blanco y pensar en otra cosa, me gusta salir al campo, me gustan los árboles, me gusta sembrar palmas, montar a caballo, me gusta estar con mi familia, con mis hijos y mis nietos en los fines de semana.

 

¿Y la música?

También la música.

 

¿Música clásica o variada total?

Variada total. La música clásica es algo que me gusta y me ha gustado siempre, pero cuando me preguntan cuál es la música que me gusta, respondo que la buena música. En todos los géneros existe lo bueno. Eso es lo que he tratado de incluir en la discoteca que a lo largo de los años he ido consolidando, o cuando más recientemente bajo música en las aplicaciones del ipad.

 

¿Está siempre atento a todo lo que sucede en el país? ¿Se dio cuenta que Millonarios fue el campeón, es hincha de algún equipo?

No, nunca he sido hincha de ningún equipo. Respeto y admiro el deporte, me gusta el fútbol que se ve en los campeonatos mundiales. Me encanta ver la Selección Colombia, apoyarla y vibrar con ella, pero en términos de equipos no tengo preferencia.

 

¿Habla de política o se margina de ella?

Me margino.

 

¿Cómo ve a Colombia en este momento una persona como usted?

Le veo en muy buen momento, aunque ya viene el sol a las espaldas de un Gobierno y en poco tiempo comenzará de nuevo todo el proceso político y electoral. Creo que Colombia ha tenido un buen gobierno del presidente Santos. Espero que continúe por ese camino y que las expectativas que tenemos sobre las realizaciones de este Gobierno se concreten.

 

Hay muchos personajes como usted que cuando van adquiriendo prestigio, lo que piensan es en irse del país, lo vemos a usted muy arraigado en Colombia.

Ah no, por supuesto, yo soy colombiano de tiempo completo. He vivido toda mi vida en Colombia y es aquí donde espero terminar mis días.

 

¿Cómo se ve en el futuro?

Me veo más pequeño, pero igualmente selectivo. Me veo, de ser posible, con un trabajo de mayor calidad que el que he publicado hasta el momento. No sé hasta dónde me vea ni en cuál de los tránsitos a los que se aboca la industria editorial en el futuro.

 

De estatura pequeña pero ¿cuál es la altura de Benjamín Villegas?

1,68

 

¿En usted qué es lo más grande?

El amor por Colombia

 

Qué piensa en este momento cuando se está haciendo una prensa tan buena a nivel internacional de Colombia, ¿Lograda por gobiernos anteriores o de este gobierno?

Creo que todo es una concatenación. Tuvimos un gobierno anterior también muy satisfactorio en muchísimos aspectos, y de un manejo en cuanto a la disminución de los problemas de orden público, que se reflejó en diversos acontecimientos y en la serie de puertas que ayudaron al país, a la inversión internacional. Este Gobierno ha continuado en esa dirección y, frente a las crisis económicas que se viven en Europa, a ciertas disminuciones en Asia y a algunos estancamientos en Norteamérica, estamos en un momento propicio para la inversión y el desarrollo de nuevas empresas en el país.

 

Un libro de cabecera.

Los Escolios de Nicolás Gómez Dávila.

 

Un escritor.

Proust

 

¿Por qué llora Benjamín Villegas?

Por cualquier cosa grave que les pudiera suceder a mis hijos

 

¿Qué lo hace muy feliz?

El éxito de mi familia

 

¿El primer libro que sacó en Villegas Editores?

El primer libro de gran formato se llamó Dos naciones hermanas, sobre las relaciones colombo-venezolanas, un trabajo encargado por el presidente Misael Pastrana.

 

¿El libro que más satisfacción le ha traído?

Muchos, pero es una pregunta difícil. En los años 70 tal vez el libro de Gonzalo Ariza; en los años 80 quizá la historia de Bogotá; en los 90 el libro de la Expedición Botánica. En este siglo, a lo mejor el que acabo de publicar de José María Gutiérrez de Alba Impresiones de un viaje a América, diario ilustrado de viaje a Colombia 1871-1873.

 

¿Alguna vez se ha arrepentido de haber sacado algo?

Sí, de algunos encargos aceptados a la carrera, pero he tratado de olvidarlos.

 

En este momento le dicen ¿es feliz?

Vivo un momento grato y satisfactorio en la vida.

 

¿Qué libro le ha faltado por hacer?

Ese se lo tengo de sorpresa el año entrante.

 

 

El libro que más se haya vendido, que recuerde.

Por lejos, Cosas de niñas de María Villegas y Jennie Kent, nacional e internacionalmente. Un libro que que creo que pronto estará llegando al medio millón de copias.

 

¿Dejó a su hija que hiciera ese trabajo sola o usted estuvo asesorándola?

No, yo siempre estoy presente, pero ese trabajo es resultado de su talento, de ella y de su socia. No cobro dividendos donde no me los merezco.

 

Si usted tiene la oportunidad de saber que este es el último libro que hace, ¿sobre que lo haría?

Es muy difícil saberlo. Pero, tal vez sobre una síntesis de lo que ha sido producir cerca de 300 libros de gran formato sobre la cultura colombiana.

 

Ser conocido cómo es, ¿le da satisfacción?

Es grato cuando la gente lo distingue a uno por sus libros y es frecuente encontrar gente que uno no conoce pero que se refiere a nuestros libros con admiración y respeto.

 

Por el gran trabajo que hace y por el costo de los libros, la gente que lo rodea a usted es gente de muy altas esferas, que experiencia ha tenido, bien bonita con personas bien humildes del país?

Evidentemente los libros me han permitido acceder a gente talentosa en cada campo. Una experiencia interesante con la gente humilde del país la tuve hace un par de años, cuando promoví la creación y dotación de una biblioteca pública en Anapoima,  y pude ver el entusiasmo e interés con que  fue recibida la obra, que se hizo con los recursos de los vecinos de las distintas veredas, y apreciar el entusiasmo con que los niños se acercaban y se siguen acercando a los libros, al placer, a los mensajes que estos les llevan.

 

¿El mejor escritor colombiano?

Gabriel García Márquez.

 

¿A quién no leería nunca?

Nooo, no tengo tiempo de pensar en quién no leería nunca… El verdadero problema es escoger entre tantos buenos que hay. Precisamente, estoy a punto de irme a la Librería Nacional a ver qué libros me compro para este fin de año.

 

¿Cada cuándo visita la librería?

Nunca dejo de visitar librerías. Siempre voy por lo menos una vez cada dos semanas.

 

¿De dónde es don Benjamín?

Soy bogotano, de origen caldense por parte de padre y bogotano por parte de madre.

 

¿Cuántos años tiene?

64

 

 

Gracias don Benjamín.

  Share: