Injusta derrota

Dominio alterno en el partido entre albos y azules. Un arbitraje localista y perverso de Machado, como es su costumbre, impidió un mejor resultado a los embajadores al pitar un penal que no existió. Candelo -de intacta calidad- fue clave en la tenencia del balón, a la que se unió el resto del equipo, pero Once Caldas reaccionó y sometió a Millonarios en el segundo tiempo. Rentería estuvo muy solo bien referenciado por el rival. El técnico Torres se durmió en los cambios, con su terquedad meridiana no está interpretando los partidos oportunamente. Hasta cuándo tenemos que aguantar la torpeza de Martínez y la pereza mental de Otálvaro?. Román Torres y Franco con coraje sacaron al equipo del fondo en búsqueda del empate. Perlaza y Leudo no “cuajan” todavía ni tienen peso en el equipo, la banca a Ganiza le está haciendo perder condiciones y merece la titular, Blanco y Robayo aún no se afianzan. La Dimayor y la comisión arbitral deberían castigar la “mediocridad” arbitral no volviendo a nombrar a Machado y una sanción ejemplar al “piscinero” Edwards Jiménez. Injusta derrota. Es hora de darle un vuelco a esta racha.

Albiazul saludo,

 

Alberto Díaz

  Share: