Las mujeres, los niños y los ancianos merecen respeto

Por: Rudames.–

Ancianos y niñosBOGOTA, 10 de Febrero ­_RAM_ Hace mucho tiempo se viene hablando de la falta de valores y recordamos que a las mujeres, a los niños y a los ancianos se les miraba con mucho respeto y a la vez se les trataba así, se decía al contestar a un mayor: “si señor” o “si señora”, se daba el paso en la acera para que pasaran las damas y se prohibía decir palabras deshonestas delante de los niños, pero esto ha cambiado.

Hoy se hacen muchas campañas para que se respete la mujer, los titulares de prensa que se han vuelto bastante amarillos, en especial los noticieros de televisión abren sus emisiones hablando del asesinato de mujeres y niños, y todo por una violencia bastante grande nacida en el mismo seno del hogar, donde los valores se han perdido, y no digo nada que tenga que ver con asuntos religiosos, pero desde que se sacó a Dios de la vida de las personas, las cosas han comenzado a cambiar, porque de verdad cuando no se teme a un ser supremo y no hay unas reglas a cumplir todo está perdido. Los diez mandamientos para los católicos, protestantes y de otras religiones son y serán los mismos y de una cosa si puedo estar seguro y es que si se guardara lo que en ellos encierra, no habría necesidad que nuestros Padres de Patria hicieran tantas leyes, principalmente en el campo de la justicia.

Pero analicemos algunos puntos de esos mandamientos, se habla de amar a Dios sobre todas las cosas y la gente ya no le teme a Dios.

Se habla de respetar padre y madre y ahora los muchachos no los respetan ni siquiera en el trato que se les da, porque al referirse a ellos se utilizan palabras muy fuera de tono, que cada día demuestran más que estos seres que les han dado la vida no tienen importancia para ellos y que solo son utilizados como instrumento comercial y de necesidad para poder sobrevivir los primeros años de vida o lo que está sucediendo actualmente, que ya no quieren tener sus propias familias sino vivir en los famosos llamados “hotel mamá”.

También dicen los mandamientos, que debemos respetar la vida de nuestros semejantes y en estos momentos es más importante lo que pueda suceder con el abuso hacia un animal que ante un ser humano. En mis inicios como periodista, la muerte de una persona era noticia de primera plana y ahora ya eso pasa sin pena ni gloria, hasta el punto que asesinar se ha vuelto un gran negocio, que le da dinero a empresas y que podemos decir de donde vienen los sentimientos de esos asesinos en serie que vemos a diario. Antes se hablaba de secuestro como gran escándalo y a pesar de las grandes campañas que se hacen para erradicar este mal, esto parece entrando a la cotidianidad.

No robar, se decía que los castigos para quienes quitaban lo ajeno debían de ser castigados fuertemente y ahora se habla que en ese campo hay delitos de mucha y poca monta, mirando con tristeza que las mujeres han entrado a formar parte de grandes bandas delictivas, cuando estos bellos seres han sido vistos como verdadero ejemplo en el núcleo familiar. Pero el núcleo familiar se ha terminado, los padres no saben dónde están los hijos, que hacen y a que dedican su tiempo y a los hijos solo les importa que los padres les den el sustento económico y que se las arreglen como puedan.

No quiero dar cátedra sobre este tema, pero nada podrá solucionar el problema que hay de abuso sexual a las mujeres y el asesinato de las mismas, si la formación no llega desde las casas, en donde hay que enseñarle al muchacho a respetar a la mujer, empezando por su madre y sus hermanas y a las mujeres enseñarlas a que se respeten ellas mismas y se hagan respetar, porque ese interés de querer ser igual a los hombres en cosas totalmente negativas llevaran este mundo actual al caos.

Hace mucho tiempo se hablaba de la importancia de educar y respetar a los niños, pero ahora eso ha quedado en la trastienda y es cuando escuchamos que los propios padres y familiares son los abusadores número uno de estos seres indefensos, que en el futuro serán violadores igual que lo fueron con ellos.

Respetar a los ancianos, creo que es uno de los grandes principios cristianos, hay que tener en cuenta que esas personas maduras ya han recorrido un gran camino, han ayudado con la educación y con el ejemplo y con el sustento económico a muchas generaciones, pero ahora los hijos se han dado a la tarea moderna de dejarlos como un trasto viejo al cuidado de personas totalmente desconocidas, en medio del dolor, la decepción y la soledad.

Pero lo peor del caso es que ya tanto en las casas como en la calle no se le respeta y se les trata como estorbo y que decir cuando se toma un transporte público, los jóvenes entran en el sueño sempiterno cuando ven subir a un automotor de estos a mujeres, niños y ancianos, porque para tristeza muchos de nuestros jóvenes ya nacieron cansados y no piensan que mañana ellos también serán mayores.

Cómo se tendrá respeto a estos seres indefensos? Muy fácil, educando y haciendo que los valores nunca se pierdan y esto no se da sino desde el seno familiar, lo que no quiere decir que no seamos muchos los responsables de lo que está sucediendo entre ellos, los que estamos en la labor de educar y de guiar como en los medios de comunicación.

Se habla de la separación familiar como un tema de farándula y si miramos bien a fondo, esto es más delicado de lo que se piensa y como dice un dicho “padres tiene la santa madre iglesia”, para que den la última palabra sobre este escamoso tema.

[email protected]

  Share: