Colombia necesita comprensión y perdón para lograr la paz, Papa Francisco

Ciudad del Vaticano, 17 de Marzo ­_RAM_ En un improvisado, pero directo mensaje a Colombia, el Papa Francisco advirtió hoy que la paz que tanto necesitan y están buscando los colombianos, solo se logrará sumando comprensión, tranquilidad y perdón.

El inesperado pronunciamiento lo hizo el sumo pontífice a instancias del periodista de Rcn Radio Antonio José Caballero, quien aprovechó un momento en el cual Francisco rompió el protocolo y saludó a los periodistas luego de oficiar una Eucaristía privada esta mañana en la Capilla de Santa Ana.

“Se iba a subir al carro después de la misa que había celebrado privadamente en la capilla Santa Ana en Roma, pero este hombre, que no deja de sorprendernos, se quitó el mismo la Mitra, dejó el Báculo a sus ayudantes y alzó las dos manos para saludarnos a los pocos que estábamos al frente de la puerta”, contó Caballero, quien agregó:

“Antes de retirarse le grité: “Santidad, su mensaje para Colombia”. Se acercó de inmediato, yo le tomé la mano, me miró y en unos segundos me dijo: “En su país hace falta que sumen comprensión, tranquilidad y perdón. Sólo así lograrán la paz que tanto necesitan y están buscando”.

Dijo que luego le dio la bendición, y de inmediato subió a su coche negro porque ya se hacía tarde para el Ángelus que rezó después, en el que impartió su primera bendición apostólica desde el apartamento que utilizará en su pontificado, luego de que lo abandonara el 28 de febrero pasado su antecesor Benedicto XVI.

Caballero contó, además, que para la celebración eucaristica de hoy el Papa utilizó una casulla morada con el escudo bordado en oro de Juan Pablo II y unos zapatos negros que le regalaron.

“Se niega rotundamente a utilizar las zapatillas rojas de canguro que le enviaron desde Australia, y sigue “amansando” sus zapatos negros que le regalaron los amigos de Buenos Aires cuando vinieron a Roma para la elección del Papa, “porque los que tenía, estaban rotos y con los cordones viejos”, concluyó el periodista colombiano.

 

Francisco rompió el protocolo y saludó a los fieles en la calle

 

La prensa italiana destacó el nuevo estilo introducido por el Papa Francisco en el Vaticano, marcado por la sencillez y por la humildad, desde que se presentó ante los fieles en la Plaza de San Pedro vestido con una sotana blanca y con una cruz pectoral de obispo, sin otros atributos papales.

Hoy, después de la misa en la capilla de Santa Ana, el Pontífice eludió cualquier medida de seguridad y salió a la calle, fuera de los muros del Vaticano, para saludar uno a uno a los fieles que salían de la iglesia, dándoles la mano a muchos y acercándose a algunas religiosas para hablar con ellas. La prensa italiana remarcó el hecho como “un gesto sorprendente de total ruptura con el protocolo”.

Francisco llegó y se retiró de la capilla en un automóvil común y no en la limusina con la matrícula “SCV 1” que suelen utilizar los pontífices. Ya después de su primera cena como máxima autoridad de la Iglesia Católica junto al resto de cardenales, el miércoles por la noche, había sorprendido al regresar al residencia Santa Ana dentro del Vaticano en autobús con el resto de purpurados. El Santa Padre sigue viviendo, por el momento en la casa Santa Ana, un hospedaje dentro de los muros de la Santa Sede, a la espera de que se acondicione para él el apartamento papal que utilizaron sus predecesores dentro del Palacio Apostólico.

Su primer Ángelus se produjo 48 horas antes de que el Papa celebre la inauguración de su pontificado, prevista para el martes, con una misa en la Plaza de San Pedro para la que se esperan jefes de Estado y de gobierno de todo el mundo, entre ellos la presidenta Cristina Fernández; a brasileña, Dilma Rousseff; el mexicano, Enrique Peña Nieto, y el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, junto a los príncipes Felipe y Letizia.

Las autoridades italianas esperan que más de un millón de personas asistan a la misa de inauguración, para lo cual se pondrá en marcha en la ciudad un dispositivo de seguridad similar al adoptado en 2005 tras la muerte de Juan Pablo II y la entronización de Benedicto XVI.

 

  Share: