“Debemos hacer que el usuario utilice el interactivo de la misma forma en que respira”

Mariana Santos, una de las invitadas al VI Encuentro de Periodismo de Investigación, habló de su experiencia en la Unidad de Datos del periódico inglés The Guardian, y brindó recomendaciones para hacer de las historias unas piezas más “vendibles” y que atrapen al lector.

Esta diseñadora es una de las pioneras a nivel mundial en la visualización de datos y expondrá todas sus experiencias en la conferencia  que realizará Consejo de Redacción el próximo 19 y 20 de abril en la Pontificia Universidad Javeriana, sede Bogotá.

La participación de Santos en el VI Encuentro coincide con su nombramiento como becaria del ICFJ para América Latina. La primera semana de abril viajará a Costa Rica para iniciar una gira internacional que incluye asesorías a medios y organizaciones de periodismo, uno de sus objetivos será el de incluir a más mujeres en las áreas de tecnologías y desarrollo web de las redacciones. Su acompañamiento se extenderá a Argentina, Chile y Brazil.

Hay medios y periodistas en Colombia que quieren empezar a trabajar con la visualización de datos. Lo digo no sólo pensando en los grandes medios del país, también en los reporteros independientes que están en municipios alejados y no cuentan con mucho presupuesto. ¿Qué consejos les puedes dar a ellos para empezar a trabajar con la visualización de datos?

Hay personas que dicen ¿cómo se hace una visualización de datos? Lo más importante para tener en cuenta es: no hay una sola mente detrás. Normalmente este es un trabajo colaborativo y de equipo, con mínimo tres personas. Debe haber un periodista o persona encargada de buscar los datos, un desarrollador que es el encargado de poner todo en movimiento, y un diseñador que va a diseñar o hacer un story board de la historia.

Si los periodistas lo quieren hacer todo solos, pues bueno aquí (en Londres) también existe el mismo problema, de personas independientes y pequeñas firmas que quieren hacer visualización. The Guardian está haciendo un trabajo que consiste en que los expertos de cada área expliquen a los demás cómo se llega a un nivel bueno de su área.

Pero un periodista no puede llegar a escribir muy bien, desarrollar muy bien y diseñar muy bien. Es un poco difícil tener los tres y que las  cosas se hagan rápido. Para mí la respuesta es intentar colaborar, si eres un periodista que vive en una zona muy remota, encuentra un diseñador que viva cerca, intenta colaborar. Si esto no funciona hay muchas herramientas gratuitas y simples como Fushion Tables. Pero insisto, la esencia de hacer una visualización de datos es colaborar.

Cómo es el trabajo tu área? ¿Hacen parte del comité editorial? ¿Proponen trabajos propios o son un soporte a las distintas áreas del medio?

Es un poco de todo. Somos un equipo de desarrolladores, una diseñadora (que soy yo),  y un editor. Tenemos presencia en el consejo editorial, y ahí es donde juega un papel importante nuestro editor, pues va a mirar qué historias son grandes para mostrarlas a través de un interactivo o una visualización de datos. Una persona de otra sección también puede proponernos directamente un tema.

Pero detrás de todo esto aparece la figura del director ejecutivo, quien analiza la prioridad editorial de los temas. A esto hay que sumar que toma cerca de 3 semanas producir un interactivo, hay que elegir bien la historia que vamos a trabajar. Nosotros también estamos aquí junto a las noticias de última hora, y hay temas que nos cautivan y nos emociona porque podemos hacer algo fuerte, entonces nosotros proponemos una publicación.

¿Y cómo son los tiempos para hacer esas publicaciones?

The Guardian tiene tres equipos de diseñadores. Un equipo para el impreso y para la web que hace noticias de última hora. Su trabajo lo hacen en dos horas o máximo un día. Luego un equipo digital, que hace trabajos en Flash para la web, como botones y otras piezas digitales, por lo regular demoran tres días. Nuestro equipo tarda entre tres o cuatro semanas –eso depende de la urgencia del proyecto- y utilizamos HTML y Javascript.

Pero tenemos excepciones, por ejemplo cuando cerraron el periódico News of the World por las escuchas telefónicas, nuestro equipo fue responsable de grabar todos los “twits” durante el juicio y tres semanas después otro proyecto con el contenido de los “twits” más antiguos, pues este último trabajo tuvo una investigación más profunda.

Antes de ingresar a The Guardian trabajabas en Universal Music ¿por qué el interés de pasar del mundo del entretenimiento al de los datos y de contar historias?

En Universal hacía películas y piezas comerciales para contar las historias de los músicos que apenas estaban surgiendo y cuando me vine al The Guardian mi primer trabajo fue visualizar bases de datos, aquí me di cuenta que mi trabajo seguía siendo el de contar historias.

Me traje toda esa experiencia comercial, porque en los anuncios tienes la mentalidad de vender una historia, lo que hace que las personas se interesen y la compren. En los medios no es un producto lo que tienes que vender, sino una historia que le vas a presentar a la gente, y esperas a que les guste y las “compre”, en el sentido de que se queden interesados. Sé que esto viene de un sentido comercial, pero me parece importante aplicarlo cada vez más en los medios. Porque no podemos esperar que las personas encuentren por sí mismos lo más interesante de nuestras publicaciones, más bien haciendo las cosas más atractivas podemos atraparlos.

Como lector o usuario de los medios uno se encuentra con noticias especializadas, con un lenguaje complejo, pero con temas muy interesantes, que están “mal contados” y aburren…

Hay contenidos que son muy densos y que digamos, sólo le interesan al 2% de la población, a la gente especializada. Pero la mayoría de las personas no tiene conocimiento de los temas a los que nos referimos y ellos son los que podemos hacer parte de lo que publicamos.

¿Cuál ha sido el trabajo que más destaca de toda su experiencia?

Hicimos un trabajo que se llama Riots (enlace: http://www.guardian.co.uk/uk/interactive/2011/dec/07/london-riots-twitter). Fue durante el verano de 2011, cuando las personas se volvieron locas e hicieron miles de disturbios en Londres y esto produjo una actividad muy fuerte en Twitter, donde las personas contaban lo que pasaba. The Guardian  intentó ponerse en medio del Twitter y analizar cómo lo usaban las personas en un momento tan duro y peligroso. Y lo que pasó es que las personas decían mentiras, y esas anécdotas eran repetitivas. Recuerdo el rumor en el  que contaban que habían abierto la jaula del león en el zoológico y el animal andaba por las calles de Londres.

Pienso que fue interesante analizar esto que ocurrió, porque Twitter y las redes sociales son “power to the people” (poder para la gente), todos pueden hablar y ser periodistas, pero cualquier persona del público no puede ser 100% creíble, los periodistas sí tienen esa credibilidad de decir la verdad o de intentar decirla. Además este fue el evento más tuiteado de Inglaterra con  2,6 millones de “twits”.

Trabajamos junto con una universidad que creó un algoritmo para saber si los “twits” eran positivos o negativos, si las personas concordaban o no. Y después de hacer un seguimiento del sentimiento del twit, resultó que no era correcto. Por ejemplo, tuiteas lo del león en las calles de Londres, yo te retuiteo y digo “Yeah, right”, esas son palabras positivas, pero hay variables humanas que ese algoritmo no podía mostrar, como la ironía o saber si eso es estar de acuerdo o no. Entonces después se hizo un trabajo manual, posteriormente nuestro equipo analizó todo lo que teníamos y escogimos los siete rumores que se elevaron durante ese periodo.

¿Qué consejos le puedes brindar a los periodistas, diseñadores, ilustradores y otras personas vinculadas a los medios de comunicación para hacer historias más atractivas a los ojos de los usuarios?

Para mí es que trabajen en conjunto y hagan un brainstorm (lluvia de ideas), porque esto le aporta más al proyecto. Yo en una semana y media me voy de The Guardian para Latinoamérica y mi proyecto allí es el de cómo producir más visualizaciones en la región.

Lo primero que voy a hacer es una red de diseñadores, ilustradores y pensadores visuales y traerlos para los periódicos e intentar establecer estas relaciones con los periodistas. Las recomendaciones que quiero transmitir es que trabajen en conjunto, que no intenten pensar que pueden hacer esto solos y que será más útil. Es no tener un ego tan grande, como para decir que la idea mía es más grande que la tuya. 

La creatividad y la originalidad son muy importantes para el trabajo que haces y es lo que le trasmites a los estudiantes que han estado en tus talleres…

Cuando yo estoy creando no hay límites. Cuando leo un párrafo miro qué imágenes mentales me vienen a la cabeza y normalmente son cosas que ni siquiera tienen que ser evidentes, pueden ser metáforas. Y entonces pienso que la imaginación no tiene límites. Y puedes utilizar tu herencia cultural y yo pienso que Latinoamércia está muy fuerte en esto, y puede tomar mano de esto. Mi mejor consejo ha sido esta frase: la magia está en tu imaginación.

¿Cuáles son los trabajos que vas a realizar en América Latina?

Voy a estar un año como becaria del ICFJ (enlace http://www.icfj.org/our-work/latin-america-improve-interactive-storytelling-and-create-corps-tech-savvy-women-newsrooms). Empezaré con La Nación de Costa Rica, luego iré a Colombia con Consejo de Redacción, voy a hacer un taller de visualización. Luego voy a Chile con Poderopedia para trabajar en un manual de Periodismo de Datos en América Latina, y mitad de ese año regreso a Costa Rica. Después iré a Argentina para el Media Party. En Chile y Argentina estaré con una red de creativos visuales para traerlos dentro de los periódicos e intentar hacer historias. Al final estaré en Brasil.

Otro frente del proyecto es traer chicas a los periódicos para trabajar en tecnología y desarrollo, porque me parece que es un mundo muy de hombres y me gustaría que hubiera más mujeres.

¿Por qué la preocupación de aumentar el número de mujeres dedicadas a la tecnología en los medios de comunicación? ¿qué puede encontrar uno en una visualización hecha por una mujer?

Hay toques que sólo le pueden dar las mujeres. Cuando trabajé en Berlín, en Universal, yo era la primera mujer, empecé a trabajar con Mariah Carey y Mika, que es un cantante gay que le encantan muchas cosas femeninas. Y yo con mi sentido estético femenino hice para Mariah Carey un montón de mariposas, flores, con partes muy brillantes y mágicas. Para Mika, elaboré cosas muy femeninas, con muñecas. A los dos les encantó ese toque femenino y estaba yo ahí haciendo esa diferencia de lo que antes hacían los hombres: trabajaban más con textos y diseños no tan femeninos.

Esto es un ejemplo muy básico, pero que muestra que las mujeres tienen un sentido muy diferente al de los hombres. Lo mismo ocurre con los interactivos, que deben ser instintivos, porque entre más instintivo quede tu trabajo mejor. Nosotros no debemos hacer que el usuario piense, sino que nosotros pensemos para el usuario, debemos hacer que el usuario utilice el interactivo de la misma forma en que respira.

Hay medios que en América Latina ya tienen unos trabajos importantes en la visualización de datos, ¿cuál es tu opinión sobre esa labor?

Conozco el trabajo de La Nación en Costa Rica, pienso que están muy fuertes en la búsqueda de información pero les falta la fuerza de la visualización, de responder al cómo contar esa historia para los usuarios para que ellos la entiendan, una vez que no son especializados en ese tema. Lo que yo procuro en ese caso, es traer toda mi experiencia, para que la visualización sea mejor para los usuarios y se enganchen. En Argentina sucede lo mismo.

Brasil tiene una fortaleza visual muy grande, pero no la aplican en los medios si no en la parte comercial. Son los mejores en el mundo, yo voy a intentar establecer esa conexión con los periódicos.

Por Consejo de Redacción / Daniel Suárez Pérez*

*Coordinador del área de Capacitación de Consejo de Redacción

 

  Share: