La Unidad Nacional de Santos: Rechazo al Proceso de Paz.

Juan Manuel Santos se ha convertido en un factor ecuménico de Unidad Nacional y no por las banderas y legado que usó de su antecesor para ser elegido, sino por todo lo contrario.  El Presidente Uribe logró la Unidad Nacional entorno a la Política de Seguridad Democrática y el claro rechazo al terrorismo, el cual enfrentó con determinación y no con el apaciguamiento de Santos.

Desde antes de iniciar el gobierno Santos, se apodó como “Unidad Nacional” a la convergencia de la clase política que quisiera acercarse y recibir algo de la mermelada, sin importar que se traicionara postulados  de confrontación. Sorpresa de ello causó cuando el Partido Liberal y el Partido Verdad, adhirieron a la coalición de gobierno, teniendo en cuenta que en campaña fueron los mayores y más grandes férreos opositores a la campaña Santos Presidente 2010-2014.  Es ridículo que ahora el Partido Liberal diga que  están en su “mejor momento”. Sí lo dicen y lo están es por la conveniencia y las bondades de la mermelada de untarse de algo cuando no se logró directamente. Difícilmente el Partido Liberal estaría viviendo este “mejor momento” por medio de las urnas. Hay algo que es cierto: El Presidente Santos resucitó al Partido Liberal por medio de la mermelada de la burocracia.

Ahora bien, las cosas las cambió el Presidente Santos sin razón de ser, rechazando el mandato que recibió en las urnas,  vemos que el Jefe de Estado ha configurado otro tipo de unidad nacional: El rechazo al Proceso de Paz que se desarrolla en La Habana con el grupo narco terrorista de las Farc.

Desde un comienzo el Ex Presidente Álvaro Uribe Vélez y su corriente de opinión, alertaron acerca de las maniobras que estaba desarrollando el gobierno actual, a espaldas de los colombianos para llevar a cabo un proceso de paz con las Farc. El Gobierno siempre negó ese tipo de acercamientos, catalogando de mentiroso a Uribe Vélez y quienes lo circundamos en estas alertas tempranas. Finalmente, el Presidente Santos dio a conocer al país estos acercamientos con Farc ¿Quién fue el mentiroso a fin de cuentas?

Ha sido Álvaro Uribe Vélez quien ha encarnado y liderado las críticas y preocupaciones de las concesiones que recibirán las Farc en La Habana. Inicialmente ha sido el uribismo quien ha estado en clara oposición al proceso de paz con las Farc.

En buena hora el turno de las preocupaciones frente a lo que ocurre en la La Habana, llegó a otro sector diferente pero no incompatible del todo con el uribismo, y viene por parte del Ex Presidente Andrés Pastrana. Aunque todo el país sabe que Juan Manuel Santos traicionó el mandato de su elección y que si hubiera presentado este programa de gobierno con el que está gobernando, no lo hubieran elegido ni de concejal de Firavitoba (Boyacá); es interesante y consolida los grandes problemas que a futuro le dejará al país el Presidente Santos por medio de su concertación con los terroristas.

Ante la fracturada unidad nacional que consagró el Presidente Santos, fruto del manejo burocrático, vemos que la unidad nacional transfiguró hacia la oposición al proceso de paz.  Que Pastrana esté en el bando de los críticos al actual proceso de paz con las Farc, es un hecho de gran relevancia, toda vez el proceso de paz que más perduró en el tiempo y que más daño le hizo al país y más benefició a las Farc, fue precisamente en el gobierno Pastrana.

Las circunstancias que condujeron a Andrés Pastrana a iniciar un proceso de paz con las Farc, eran totalmente diferentes a las actuales. Pastrana asumió los réditos del mandato por la paz de 1997, y en su campaña electoral se comprometió con los colombianos a intentar la paz con las Farc y otros grupos. En lo que respecta a las Farc, le cumplió a cabalidad a los colombianos si evaluamos el intento, la buena voluntad y generosidad que tuvo Andrés Pastrana.

Pastrana siempre estará en defensa de lo que fue su obra de gobierno. Es apenas natural que un Ex Presidente defienda sus aciertos y errores.  Algunos atacan fuertemente el proceso de paz que se llevó en el Caguán y a su vez critican la generosidad del gobierno de entonces. Y les asiste razón dado el costo político, social, económico y humanitario que se tuvo que pagar por ese proceso. Sin embargo, algunos nos encontramos agremiados en quienes agradecemos la experiencia del Caguán pese a todo el desastre que condujo para el país. Agradecemos la experiencia del Caguán, porque por ello el país y el mundo entero comprobaron que las Farc jamás han utilizado un  proceso de paz para la paz, sino para la guerra. Fue gracias a la experiencia del Caguán en la que el país empezó a mirar liderazgos como el de Álvaro Uribe Vélez para enfrentar a las Farc con la determinación que corresponde.

Algo que  Uribe y el uribismo no le han reconocido de manera categórica a Pastrana, es que en el gobierno de éste último se inició el proceso de modernización de las Fuerzas Armadas y se gestó la gran cooperación militar y ayuda económica por parte de los Estados Unidos, lo que sin duda alguna sirvió para que el Gobierno Uribe, junto con otras determinaciones como el impuesto de guerra, para enfrentar con éxito a las Farc.

 

Al comienzo del gobierno actual, Andrés Pastrana estaba cercano a Santos, distante y crítico de Uribe y la última parte de su gobierno. Ahora, ante las el peligroso engendro que se está fabricando en La Habana, Pastrana se ha matriculado en quienes naturalmente queremos la paz, pero sin impunidad y sin esos adefesios a los que las delegaciones Gobierno-Farc quieren conducir al país.

  Share: