Auditoría, palabra clave para unas elecciones confiables

“Las auditorías post-elección son el avance más grande en tecnología electoral de los últimos años”. Así lo dice Joseph Lorenzo Hall, especialista del Centro para la Democracia y Tecnología, organización dedicada a la democratización de la tecnología en Estados Unidos.

Las auditorías post-electorales son revisiones que se realizan tras una elección para verificar que los equipos y procedimientos usados para contar los votos hayan funcionado apropiadamente, que todos y cada uno de los votos hayan sido contados y que la elección haya arrojado el resultado exacto.

La redundancia es un concepto clave para facilitar las auditorías ya que para poder contrastar es necesario tener distintas versiones de cada voto almacenado.

Los sistemas automatizados de votación deben permitir dejar evidencia física de los votos consignados para poder realizar una revisión de los resultados, ante cualquier solicitud que formalice alguna de las partes involucradas. Por esta razón el comprobante impreso del voto es ya un componente obligatorio de los sistemas de votación más avanzados del mundo.

Si sumamos a la evidencia física múltiples versiones electrónicas de cada voto aumentamos la seguridad de la data y las posibilidades de verificar la veracidad de los resultados.

Los sistemas que poseen esta duplicidad, es decir evidencia física y electrónica del voto, pueden ofrecer las siguientes auditorías post-electorales:   

▪      Votos impresos. Comparación de las copias de seguridad de los votos contra los comprobantes de voto almacenados en la urna.

▪      Copia de votos. Cotejo entre las copias de seguridad de los votos registrados en las máquinas de votación contra las actas de escrutinio impresas.

▪      Actas de escrutinio. Comparación de las actas de escrutinio impresas contra los comprobantes de voto almacenados en las urnas.

▪      Actas digitales. Comparación entre actas de escrutinio impresas y actas digitales almacenadas en el sistema de totalización.

Cuando las auditorías son realizadas y comprendidas cabalmente por las autoridades electorales y por todos los participantes de la contienda política, verifican la calidad de un sistema electoral automatizado y, en consecuencia, le otorgan credibilidad y legitimidad a los resultados. 

  Share: