Con la frente en alto

Se abrió el arco. Partido de ida y vuelta, dominio alterno, los goles aparecieron por los azules y es un triunfo justo. La magia de Mayer y la oportunidad en los pases de Otálvaro hizo mella en el cuadro cardenal. Medina, buen jugador pero fastidioso “figurete”, fue constante peligro ante la zaga embajadora y tuvo a Martínez de hijo por un rato.

Millos mejoró la respuesta defensiva, sobre todo en centros de costado. Blanco y Ramírez, fajados en la marca y Torres y Franco con gran despliegue; también destacable el apoyo oportuno de Ochoa y Montero. Robinson Zapata, impasable en el arco, tapó de todo en los ataques del rival y supo manejar los tiempos y hacer la pausa.

Rentería se apuntó con dos goles, el primero de “zambullida” y cabezazo a los 37 minutos. Candelo, a los 55 minutos con toque preciso en el área y a los 57 minutos Wason repite gol ante un pase milimétrico de Otálvaro. Molina por los cardenales descontó a los 67 minutos.

Millos puso las ganas y el coraje y una victoria que anima al hincha para el clásico de vuelta. El árbitro “Tontón”, gigante en estatura pero flojo y pusilánime con el pito, se dejó “bravear” y hubiera podido dañar el trámite del partido; además quiso hacerse respetar a punta de tarjetas amarillas.

Albiazul saludo.

Alberto Díaz

— Desde Mi iPhone

  Share: