Desafíos de la consumerización: ¿una vieja novedad para el Gestor de TI?

Vivimos en la era de la llamada “consumerización”, palabra que ni sabemos con certeza si existe, pero que se volvió popular entre todos aquellos que siguen las tendencias del mercado de la tecnología. Palabra que expresa un amplio movimiento de popularización de la tecnología entre personas de diferentes edades, poder adquisitivo y necesidades profesionales, que reduce las fronteras entre los recursos personales y los recursos empresariales, e incluso entre la vida personal y profesional. Algunas encuestas recientes señalan que las personas responden e-mails del trabajo en casa, en cualquier momento, incluso desde la cama o el baño.

Indudablemente este es un nuevo mundo ágil de oportunidades, con numerosas ventajas para las personas y empresas, pero que, a los ojos del Gestor de Tecnología de la Información, presenta desafíos considerables, entre los cuales se destaca la seguridad de los datos accedidos y almacenados en los diferentes tipos de smartphones y tabletas, además del soporte a los usuarios.

No se asuste: tal vez los desafíos no sean tan nuevos. Hace cerca de 20 años había preocupaciones similares con respecto a los PC y las redes cliente-servidor le ganaban terreno a los mainframes en las empresas: “¿Qué sucede si un equipo es robado? ¿Y si se daña? Finalmente, ¿cuál es el nivel de control de acceso? ¿Cómo reescribo mis aplicaciones?” Así, en perspectiva, la consumerización no deja de ser una repetición de la historia, como una segunda fase de un largo proceso de decentralización y aproximación de la tecnología a las personas, en donde ésta salió primero de las paredes del Centro de Datos y ahora sale a las calles.

Hoy en día, sin embargo, contamos con un gran triunfo: el mercado de TI es mucho más maduro. Existen diversas Mejores Prácticas, bien establecidas y conocidas, con sus procesos de gestión, herramientas y experiencia en implementaciones. Las últimas dos décadas nos dieron ITIL, ISO 20.000, ISO 27.000, COBIT, CMMi – entre un sinfín de otros estándares, normas y modelos – que nos llevaron a tener empresas y profesionales mejor preparados para los desafíos de la tecnología y su empleo para beneficio de las empresas. Y, por supuesto, la tecnología está mucho más avanzada, ya que contamos con mejores productos, más confiables, más fáciles de usar, con más recursos para apoyarlos y mejores enlaces de datos.

Así, si hoy en día hay una preocupación por la pérdida de datos en un smartphone o tableta, existen diferentes soluciones de DLP (Data Loss Prevention) para protegerlos. Si hay necesidad de restringir el uso de una aplicación, ídem, hay distinas alternativas de implementación de políticas sobre lo que se puede o no usar o instalar en el dispositivo. ¿Inconsistencias en el control de los dispositivos? ¡Adopte una buena Gestión de Activos! ¿Problemas de soporte? Consiga un proveedor con experiencia en atención a usuarios, ya sea atención remota (Service Desk, más económico y rápido) o atención presencial (cuando sea necesario), idealmente integrados para aprovechar al máximo las ventajas de cada uno. Por otro lado, com respecto a la asistencia al usuario, este es un campo que viene evolucionando no solo desde la llegada de los PC y de las redes locales cliente-servidor, sino desde los tiempos de mainframe.

Aún tenemos la modernización de aplicaciones, ya sea para llevarlas a la nube o a los dispositivos, o ambos. Es una tarea cada vez más gestionable con la madurez de los modelos de gobierno entre el área de TI y las áreas funcionales de la empresa, así como entre éstas y los proveedores y desarrolladores externos. Existe además la posibilidad de un outsourcing no solo del desarrollo, sino también del soporte de la aplicación en cualquier nivel (1, 2 ó 3). La experiencia combinada con herramientas de análisis puede ayudar a definir el modelo a seguir en cualquiera de los casos mencionados.

Finalmente, la consumerización trae desafíos importantes para las áreas de tecnología porque ahora las decisiones de los equipos soportados para los clientes de las empresas (personales o corporativos) así como de los mismos  empleados de las empresas ya no están más reguladas y son los mismos usuarios finales quienes decidirán qué equipos y marcas van usar pero actualmente hay respuestas para la mayoría de las preguntas, si no para todas. Existen Gestores de TI experimentados, profesionales capacitados y un amplio arsenal de procesos, herramientas y proveedores que pueden ayudar. Con todo esto, tal vez los nuevos retos que traiga la consumerización no sean tan nuevos.

Por: Fernando Gómez, Director de Servicios Financieros, Unisys Región LACSA.

  Share: