El sexo como herramienta de presión política

Les presentamos cinco lugares y movimientos en los que el sexo se convirtió en un motor decisivo para cambiar costumbres o conquistar derechos. En varias ocasiones las mujeres han usado las «huelgas de sexo» como arma para conquistar derechos

1.-Las «Bra Burning»

A lo largo de la historia, numerosos movimientos feministas han empleado llamativas estrategias relacionadas con prendas o actitudes que se suponía que caracterizaban feminidad para reivindicar igualdad de derechos frente al sexo masculino. Una de las más llamativas fue la protagonizada por el movimiento de las «bra burners» (quemadoras de sujetadores) en 1968 en el malecón de la ciudad estadounidense de Atlántic City.

Allí, más de 400 mujeres llegadas en autobuses desde Nueva York, Boston y Washington decidieron quemar sus sujetadores para reivindicar los mismos derechos que los hombres. Además, estas activistas se manifestaban especialmente en contra del maquillaje, las revistas de modas, y, por supuesto, contra el sujetador, del que la feminista australiana Germaine Greer había dicho que era una invención absurda.

2.-Sin sexo hasta que llegue el agua

Las mujeres de Sirktoy, una pequeña localidad al sur de la provincia turca de Antalya, tenían que cargar cada día con enormes cubos de agua sobre sus cabezas desde el río hasta sus casas. Hartas de este esfuerzo físico, decidieron exigir la construcción de un sistema de tuberías que conectara el río con sus hogares. Para lograrlo, decidieron negarse a practicar sexo con sus maridos hasta que se construyera el acueducto. Poco tiempo después de que comenzara esta huelga, los ocho kilómetros de conducciones ya estaban en funcionamiento.

3.-Paz por sexo en Colombia

Al igual que ocurría en la comedia griega «Lisístrata», escrita por Aristófanes en el año 411 a.C., en 2006 las mujeres de un centenar de pandilleros de la ciudad de Pereira, en el departamento colombiano de Risaralda, decidieron negarse a mantener relaciones sexuales con sus parejas hasta que finalizase una guerra que enfrentaba a varias pandillas de esta localidad con otras de la vecina Dosquebradas. Tras quince días de «huelga de piernas cerradas», las muertes violentas en la zona se habían reducido notablemente.

4.-El matriarcado islandés

Las mujeres de este pequeño estado insular consiguieron el reconocimiento de las tareas femeninas gracias a una huelga sexual desarrollada en 1979.

Tras este éxito, la líder de este movimiento reivindicativo, Salome Porleiksdóttir, fue nombrada presidenta del Parlamento islandés. En la actualidad, Islandia se ha convertido es uno de los países más matriarcales del mundo.

5.-Otras huelgas sexuales

Lo cierto es que a lo largo de la historia las «huelgas de piernas cerradas» se han empleado para todo tipo de reivindicaciones. Así, en 1989, las mujeres polacas utilizaron la abstinencia sexual para protestar contra una ley que declaraba ilegal el aborto, mientras que en 2003 muchas mujeres de Estados Unidos y Europa se decidieron negarse a tener relaciones con sus parejas para protestar contra la guerra de Irak. Cinco años más tarde, las napolitanas decidieron dejar sin sexo a los hombres que celebraron el fin de año comprando pirotecnia ilegal.

(Vía: elmundoalinstante.com)

  Share: