El Gobierno tiene afán

El gobierno colombiano empieza a mostrar su talón de Aquiles en la mesa de negociación con las Farc. Cada día hace más evidente que tiene afán de firmar acuerdos. Y ese desespero será aprovechado por los negociadores de la guerrilla para sacar ventaja.

Hoy el Jefe de los negociadores oficiales, Humberto de la Calle y el propio Presidente, Juan Manuel Santos salieron a reclamarle a las favor mayor celeridad a las Farc.

“La opinión pública reclama resultados”, destacó en La Habana Humberto de la Calle. “Tengo el deber de informar a la opinión pública que, a nuestro juicio, el ritmo de las conversaciones ha sido insuficiente, inconstante. Creemos que es preciso y posible agilizar (el diálogo)”, subrayó en una declaración a la prensa.

Desde Apartado, Antioquia el Presidente Juan Manuel Santos les envió un mensaje a los negociadores de las Farc en Cuba: “Que cambien las balas por los votos y que los cambien rápido, porque vamos a seguir en todo el territorio nacional arreciando las operaciones militares”.

Para el Gobierno el balance en el diálogo de paz con las Farc es “insuficiente” e “inconstante tras finalizar el octavo ciclo de conversaciones de paz, el Gobierno y la guerrilla volverán a retomar el 15 de mayo el diálogo que intenta poner fin al conflicto colombiano y que se inició en noviembre de 2012 en Cuba, sede permanente del proceso.

El vocero del grupo guerrillero alias “Iván Márquez” consideró satisfactorio el balance de esta etapa del diálogo, pero no concretó nada sobre los acuerdos alcanzados.

Craso error del Gobierno. Debería entender que como lo advertimos hace rato en libreta de apuntes el talón de Aquiles de la negociación es el manejo de los tiempos. Para el gobierno el paso de los días va en su contra porque su periodo se acaba, mientras las Farc tienen todo el tiempo del mundo.

La guerrilla sabe que con proceso o si él, van a seguir influyendo en el día a día de la política colombiana, especialmente en las elecciones. “No habrá paz express reiteró esta semana Iván Márquez en una entrevista. ya lo había dicho en Oslo durante su discurso el día de la instalación. Pero el Gobierno no quiere escuchar. 

  Share: