¿Quién quiere matar a Ricardo Calderón?

¿Quién quiere matar a Ricardo Calderón, jefe de investigaciones de la Revista Semana? Esa es la pregunta que esperamos resuelvan lo antes posible la Policía Nacional o la Fiscalía General. Ojalá antes de que lo maten.

¿Por qué lo quieren matar? Eso ya lo sabemos. Porque Ricardo Calderón es periodista y ejercicio de su oficio ha publicado historias que han afectado a personas y entidades públicas y privadas. La última de ellas la que Colombia conoce como “Tolemaida Resort” una serie de artículos sobre “las libertades” de que gozan soldados, suboficiales y oficiales del ejército colombiano presos, investigados o condenados por delitos como los falsos positivos. Tolemaida es la base de entrenamiento más importante del ejército colombiano y, al parecer, también su cárcel más grande.

Alejandro Santos, director de Semana, explicó que Calderón hacía parte de un equipo de periodistas que investiga “temas de denuncias del Ejército. Esas investigaciones dejaron molestas a muchas personas. Estamos en otro tipo de investigaciones por esos mismos temas. Lamentamos la coincidencia con lo que acaba de ocurrir (…) Como dicen en la jerga policial, estaba controlado y sabían exactamente cómo se movía”.

A Ricardo Calderón le dispararon 5 veces la noche del domingo en un paraje de la vía entre Girardot y Bogotá. Regresaba de Ibagué a donde había viajado para reunirse con una fuente que le había prometido nueva información sobre lo que ocurre en la base-prisión de Tolemaida.

Según Santos, Ricardo Calderón salió ileso gracias a que logró lanzarse en medio de la noche al borde de la carretera, mientras los sicarios disparaban al vehículo y dejaron cinco impactos”.

“Él había aprovechado el día festivo para hablar con unas fuentes, estaba haciendo un par de temas. Era claro que lo estaban siguiendo, no sabemos si por las fuentes que contactó, pero a estas alturas, por la sensibilidad de los temas que estaba tocando, las investigaciones que estaba haciendo y la manera como ocurrió esto, evidentemente no se trata de dos sicarios sueltos, sino de un tema mucho más delicado”.

Santos aseguró que, por ahora, no se atreve a hacer ningún tipo de señalamiento frente a quiénes serían los responsables. “Quiero que las autoridades vayan hasta las últimas consecuencias”. Añadió que a la revista no llegaron amenazas, pero sí se supo sobre “seguimientos y contactos a las fuentes que se entrevistaban”.

Precisó que Calderón se movilizaba en el carro de su esposa, que no es blindado, y no tenía previsto el viaje. “Él alcanzó a ver que era un carro gris, de vidrios polarizados. Se bajaron dos personajes, lo llamaron por su nombre y apenas él contestó, le comenzaron a disparar”.

“Es un tema que no solo afecta a Ricardo como persona, a quien defendemos y apoyamos, es un atentado contra la libertad de prensa y el espíritu crítico de la investigación”, concluyó.

Intervienen la Policía, el ejército y el gobierno

El general Jorge Nieto, director de la Dijín, aseguró que desde anoche comenzaron las investigaciones sobre el hecho tras recibir la denuncia por parte del periodista. “Hay un equipo de investigadores en el área donde ocurrieron los hechos Es muy prematuro tratar de aventurarse a indicar alguna hipótesis concreta. Estamos valorando la información (…) Está por determinar con qué arma se produjo el atentado”.

“Vamos a reunirnos con los comandantes, queremos que digan la verdad. Vamos a colaborar con las autoridades iniciales para que se establezca la verdad. Seremos los primeros en aportar para que esa verdad se dé en esta investigación”, dijo, por su parte, el general Alejandro Navas, comandante de las Fuerzas Militares.

“Estamos recogiendo las informaciones sobre el atentado en cercanías de Ibagué, algo que las Fuerzas Militares rechazan y condenan. No se puede descartar ninguna hipótesis. Quién sabe qué motivación primaria o secundaria tuvieron los que atentaron, y hacerlo muy cerca a estas publicaciones. Tiene que haber una investigación exhaustiva. Hay que tener en cuenta todas las investigaciones que estaba haciendo este guerrero del periodismo que lo conocemos y apreciamos”, explicó.

“Lamentamos profundamente este atentado y lo rechazamos. No he hablado con Ricardo porque no he tenido la oportunidad pero lo voy a hacer porque él es nuestro amigo, para darle un abrazo y celebrar que se encuentra en buen estado de salud”, concluyó el alto oficial.

A través del Ministerio del Interior, el Gobierno repudió el atentado con Calderón. “Lamentamos mucho el atentado contra el periodista Ricardo Calderón. Atentar contra la libertad de expresión es un acto máximo de cobardía”, escribió en su cuenta de Twitter el titular de esa cartera, Fernando Carrillo.

El presidente Juan Manuel Santos, repudió el atentado que sufrió el jefe de investigaciones de la revista Semana, Ricardo Calderón, cuando desconocidos dispararon a su automóvil en Ibagué.

El jefe de Estado señaló a través de su cuenta en Twitter que será el director de la Policía, general José Roberto León Riaño, el encargado de dar con el paradero de los responsables de este hecho.

“Pedí a Director de Policía encargarse personalmente de investigación para dar con responsables del repudiable hecho contra Ricardo Calderón”, señaló Santos.

Por su parte la Fiscalía también adelantará una investigación al respecto. Un grupo especial del CTI fue asignado al caso.

¿Quién quiere asesinar a Ricardo Calderón y, de paso amedrentar y silenciar a la prensa en vísperas del Día de la Libertad de expresión? ¿Quién envía el mensaje? ¿Cuál es el mensaje? Esperemos que las autoridades competentes logren averiguarlo y poner a los responsables a buen recaudo. Ojalá antes de que quienes están detrás de este nuevo atentado contra la libertad de expresión y de información se salgan con la suya como ya nos ha ocurrido en decenas de veces.

  Share: